Personajes / 14 de enero de 2018

Sebastián Presta: “No me muero por estar en un escenario”

Llegó a Mar del Plata con la obra “Entre ella y yo”. Videos virales, su personaje frustrado Zombie Legrand y corazón peronista.

Sebastián Presta: “No me muero por estar en un escenario”
Fotos: Ricardo Tamalet (Desde Mar del Plata)

Es uno de los sucesos cómicos del momento. Sus sketchs, bajo el nombre de “Prestico”, se viralizaron en redes sociales e Internet y millones de persones siguen a sus personajes, identificados con el concepto de antihéroe. Sebastián Presta se define como actor cómico: “me gusta pensar que la risa es sanadora”, dice, y cuenta una anécdota que, de alguna manera, lo sacudió para llegar al lugar que ocupa hoy: “Ya de chico me hacía el gracioso; trabajaba en un almacén, un día tiré un chiste y el dueño me dijo: ‘no te hagas el gracioso porque no lo sos, andá a barrer’. Me dolió mucho, pero a veces uno tiene que escuchar ciertas cosas para que te den fuerza e impulso”.

Comenzó a estudiar teatro a los 20 años con Los Macocos y la televisión lo atraía mucho. “Quería meterme en la tele, aunque sea por el lado de la producción. Empecé en un canal de cable como cadete, trabajaba de 9 a 18 como cadete y de 18 a 24 me dejaban aprender en producción”. Fue asistente de cámara en el programa “Gente que busca gente”, con Franco Bagnato en 1999 y a partir de allí, inició una meteórica carrera detrás de cámara: trabajó con Jorge Rial en “Paf”, con Lucho Avilés y Roberto Pettinato en “Indomables” y “Duro de Domar” y creyó que el actor que había dentro de sí se moría. Hasta que un día, de la mano de Sebastián Wainraich en “Duro de Domar”, participó en el sketch “Kitsch TV”. “Lo hicimos durante cuatro años. Yo hacía un personaje totalmente mudo y pegó mucho. Ahí arranqué como actor”. Oriundo de Palomar, Presta actualmente protagoniza junto a Soledad García la obra “Entre ella y yo”, dirigidos por Diego Reinhold, los viernes y sábados en el Teatro Atlas de Mar del Plata. Se trata de una comedia sobre una pareja que se enfrenta con la posibilidad de ser padres.

Noticias: Siempre se lo ve serio. ¿Es algo impostado o sólo un personaje?
Sebastián Presta: Soy más apagado. Y eso que ahora hablo mucho más que antes. No me veo como un payaso triste como sí lo son algunos cómicos, pero soy más tranquilo. Me pasa por la calle que viene un tipo con un celular y me dice: “¡Presta, putealo a mi hijo!”. ¿Cómo voy a hacer eso? La gente ve un personaje, y aunque algunos sketchs tienen cosas mías, soy distinto del que está en cámara.

Noticias: ¿Qué nos puede contar de su vida privada?
Presta: Estoy en pareja. Vivo con mi novia Laura, que tiene un año más que yo. Disfruto mucho de estar en casa. La gente me tiene como un loco que se la pasa saliendo con las pibas de los videos. Nada que ver, soy re tranquilo. Saco a pasear al perro, soy un pan de Dios (risas).

Noticias: ¿Cuál es el lugar del humor en la sociedad? ¿Tiene límites el humor?
Presta: Los límites en el humor los pone cada artista, pero después tenés que aguantar la que se viene. No me gustan los límites, aunque me los pongo igual. Me causa mucha gracia reírme de ciertas cosas, pero cuando el chiste puede perjudicar a otro, ahí ya no me gusta tanto. Te pongo un ejemplo: te reís del gordito y después los pibes van a joder al gordito. Eso no me causa gracia.

Noticias: ¿Alguien le ha puesto límites a un personaje suyo?
Presta: Sí. Preparé un personaje llamado Zombie Legrand. Estuve tres horas maquillándome. Era una idea muy interesante: una entrevistadora que se comía a la gente arriba de la mesa. Cuando lo vio el productor, me dijo: “Esto no sale”. Me pareció correcto. Había quedado muy bien, pero era muy fuerte y no era tan gracioso.

Noticias: Uno de sus sketchs más festejados fue “La abuela cocainómana”. Pero muchos otros lo tomaron como una apología al consumo de drogas.
Presta: Me encantaba ese personaje y me lo criticaron un poco. No veía que estuviera haciendo apología de las drogas. No era: “Tomá merca que está todo fenómeno”, iba más por el lado del humor, era raro. Se veía en un producto (“Duro de domar”) que salía las 23.30, en horario de protección al menor. Pero después los videos se empezaron a viralizar y los pibes los veían a cualquier hora en Internet. No era el mejor ejemplo, pero a mí me causaba mucha gracia.

Noticias: Hablando del tema, ¿sintió la necesidad de consumir alguna sustancia para componer un personaje?
Presta: No, para componer no. Por supuesto que he tenido experiencias con las drogas, pero nunca para laburar porque ahí necesito ser yo mismo más que nunca. Una sola vez me pasó: estaba presentando a unos chicos que hacían stand up, era mi última salida a escena. Justo en el camarín vino un actor amigo con un porro y me convidó. Hice cualquier cosa: no me di cuenta de que mi compañero tiró un pie. Yo tenía que hacer un chiste, la gente no se reía, lo repetí y lo hice en el momento equivocado. Terrible.

Noticias: Trabajó mucho con el productor Diego Gvirtz, quien estuvo muy ligado al kirchnerismo durante años. ¿Cómo fue el trato con él?
Presta: Lo viví muy de lejos. Con Diego (Gvirtz) tuve muy poco contacto. Nunca se metió en mis ficciones, tuve total libertad. Después vendió la productora al Grupo Indalo. Lo que me gustaba antes es que estaba (Jorge) Lanata, pero también existía un “678“. Uno podía escuchar a las dos campanas. Ahora, cada vez hay menos espacios opositores.

Noticias: ¿Y usted se para en alguna vereda ideológica?
Presta: Hablando de periodistas, me siento mucho más identificado con Víctor Hugo Morales que con Lanata. O con (Reynaldo) Sietecase que con (Luis) Majul. Los veo más coherentes. A nivel política, Axel Kicillof me parece un tipo fantástico, comprometido con el pueblo y la patria. Es mi sensación, puedo estar equivocado.

Noticias: No se lo ve muy adepto al gobierno de turno.
Presta: Siempre fui un poco más peronista (risas). La represión que hubo a fin de año en el Congreso fue algo horrible. Que la gente se manifieste me parece genial. Ojo, me parece muy mal estos pibes que tiraron piedras, pero pienso que un policía está entrenado para tratar con estos locos que tiran piedras; tienen armas, escudos. Pero el pueblo, o mi vieja y mi hermana que fueron a la marcha, no están entrenados para enfrentar a un policía con balas de goma y palos. No me gustó nada. Y que se metan con los jubilados tampoco. No sé si el recorte tenía que venir por ese lado.

Noticias: En 2016 ganó un premio Martín Fierro por su labor humorística. ¿Ese fue el punto más alto de su carrera?
Presta: Fue paradójico. Mientras recibía el premio conté que estaba sin trabajo porque justo habían levantado “Duro de domar”. De no ser así, hoy seguiría haciendo producción. Pero a partir de eso, no volví a pedir laburo de productor y empecé a actuar solamente.

Noticias: ¿Y económicamente, donde le va mejor?
Presta: Con la actuación, ni hablar. Trabajando en producción tenía un sueldo fijo. Y en la actuación a veces tenés laburo y otras no, pero ahora me va mejor y puedo vivir de esto.

Noticias: Trabajó con Roberto Pettinato, Daniel Tognetti, Mauro Viale, Lucho Avilés. ¿Qué recuerdos tiene de ellos?
Presta: Con Pettinato yo hacía piso. Es un personaje, me gustaba su vestuario y me encantaban sus monólogos, aprendí mucho de él. Roberto siempre me hacía aparecer en cámara y me decía: “Poné la cara pero no hables”. Y de “Seba” Wainraich también tengo el mejor recuerdo, él fue el primero que me llevó al teatro.

Noticias: ¿Tuvo malas experiencias con alguno?
Presta: No, pero recuerdo una actitud que tuvo Lucho Avilés, quien nos hizo una cagada a pedos a los gritos. Eso no me gustó nada.

Noticias: ¿También es músico?
Presta: Toco la batería, en el barrio tenía una banda que se llamaba Los Rompe Vieja y hacíamos covers de Divididos, Pappo, AC/DC. Aún sigo tocando en casa.

Noticias: Su humor puede ser considerado dentro del absurdo. ¿Quiénes son sus referentes?
Presta: Cuando era chico veía mucho a (Juan Carlos) Calabró, (Alberto) Olmedo, (Jorge) Porcel, Benny Hill, Cantinflas, (Roberto) Gómez Bolaños y los uruguayos de “Hiperhumor” que siempre me parecieron unos capos. Y más acá: “Todo por dos pesos”, (Diego) Capusotto, Fabio Alberti, (Alfredo) Casero, Mr. Bean. Pero siempre lo digo: no soy yo sólo. Los grandes éxitos que hicimos en “Prestico” tienen mucho que ver con los guionistas.

Noticias: ¿Siempre lo veremos en esta faceta o en algún momento incursionará en otros rubros actorales?
Presta: Me gustan mucho las producciones de Netflix. Y si sueño un poco, me encantaría participar en alguna de esas series. Me falta bastante. Pero también tranquilamente podría cambiar de rubro. Si mañana tengo que ponerme una ferretería no tendría problema, mientras esté feliz. Tengo amigos que se mueren por estar arriba de un escenario. No es mi caso.

 

Alexis Socco

(Desde Mar del Plata)

@detectivesco

 

Comentarios de “Sebastián Presta: “No me muero por estar en un escenario””

  1. ¡HUMOR para UNA PARTE DE LA ARGENTINA!En muchas Provincias, no causa gracia, lo que no invalida su arte donde si llega su trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *