Política / 18 de enero de 2018

Guardavidas en conflicto: crónica de un gremio bajo agua

Sus reclamos y el choque público con Vidal. Por qué paran en plena temporada.

Por

Los clavos, del largo suficiente para herir a un toro, amenazan al cronista y a Fernando Espinach, secretario del gremio de guardavidas de Pinamar. Además de los filosos metales que cuelgan a la vista, en el techo se evidencian las goteras crónicas que soporta la precaria casilla, que apenas se defiende del viento costero. Las deficientes condiciones, y en especial la diferencia de criterio entre la Asociación de Concesionarios de Balnearios –que ofrece un 14% de aumento– y los delegados de este sindicato, que reclaman un 26%, los llevó a hacer el primer paro de la temporada. “Si fuera por nosotros, cerramos las paritarias ya y levantamos la medida de fuerza”.

Noticias: ¿Por qué el paro en plena temporada?
Espinach: No jugamos con nuestra fuerza, ni es nuestra primera medida. Pero a ver quién nos dice que no tenemos razón. Usamos todos los canales que se podía y no tuvimos respuesta. Está claro que nuestros trabajadores son en su mayoría estacionales, por lo tanto es obvio que si hay un conflicto será cuando ellos estén trabajando. Un guardavidas arriesga su vida día a día en condiciones precarias de trabajo, para salvar a otros. De ahí a que nos tilden de ser “una banda que responde a intereses políticos”, por parar en esta fecha, es una cuestión alejada de la realidad. Hay que hacer el planteo en su totalidad: el ahogamiento es la segunda causa de muerte de los menores de 15 años en la Provincia. Nuestra actividad no es superflua o lúdica.

Noticias: Vienen de chocar fuerte con María Eugenia Vidal.
Espinach: Es muy artificial que de lo que pasó sólo quede la foto de la escaramuza. Hay un problema salarial concreto, y hubo una situación poco grata y confusa, que permitió que simplemente fuera “un piquete” de guardavidas contra la gobernadora. Había un funcionario en Mar del Plata haciendo de interventor, por eso ellos tenían la necesidad de vincularse directamente con la gobernadora. Fue confuso, pero nosotros somos un gremio distinto.

La disputa gremial es un clásico de las temporadas. En el balneario Cocodrilo, un guardavidas se lamentaba que, a diferencia de otras épocas, este año ya no podrán contar con los consejos del detenido Carlos Zannini. “Siempre se interesaba por nuestros problemas y nos ayudaba en lo que podía”, le dijo a NOTICIAS, en referencia al ex secretario de Legal y Técnica.

 

Comentarios de “Guardavidas en conflicto: crónica de un gremio bajo agua”

  1. Y QUÉ PRETENDEN SI SON TRABAJADORES?EL QUE TRABAJA QUE AGUANTE Y LOS CORRUPTOS LIBRES PERO CON RELATO JUAJAUAJAUAJAUAJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *