Política / 19 de enero de 2018

Graciela Quintans: Negocios de la tía de Macri

Incursiona en el rubro de la energía eólica. El escándalo que afecta al grupo familiar.

Por

Viste botas de montar con bombachas de campo. Usa ponchos con guarda pampa y sombreros. El estilo de la tía de Mauricio Macri se condice con la definición que ofrece de sí misma en su cabaña de ganado en Tandil: “Soy una productora agropecuaria”. Graciela Quintans (70) estuvo casada 25 años con Jorge Blanco Villegas, hermano de Alicia, la madre del Presidente. Tras el fallecimiento del empresario y ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), en el 2011, tomó las riendas de las empresas. Vendió campos, cuidó rodeos en varias provincias, remató toros y vaquillonas. Se abocó a cuidar los negocios y a formar a su hija Luciana. Hasta que hace unos meses, juntas decidieron innovar y sumarse a uno de los rubros más impulsados por el Gobierno: las energías renovables.

Parque Eólico del Mar SA y Parque Eólico de la Sierra SA fueron creadas en octubre del 2017 por Graciela Quintans, como directora suplente, y su hija Luciana Blanco Villegas en el cargo de presidenta. Según la inscripción, a la que accedió NOTICIAS, las empresas estarán dedicadas a la “producción y/o generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables” (eólica, solar, geotérmica, entre otras). Podrán construir, financiar, operar y mantener centrales de generación eléctrica, así como encargarse de su transporte y distribución. Y estarán habilitadas a participar del mercado eléctrico mayorista de la República Argentina, ávido de megavatios (MW) propios.

El negocio de las energías limpias vive “un boom” desde fines del 2015, aseguran fuentes del sector. A través del programa RenovAr, el Ministerio de Energía adjudicó 147 proyectos en 21 provincias por 4.466,5 MW. Y según anticiparon desde la cartera de Juan José Aranguren, en los próximos meses se lanzará un tercer llamado a licitación.

“Son 147 proyectos producto de licitaciones competitivas y transparentes”, destacó el Presidente el 9 de enero en Mendoza. Al abrir el año, Macri había inaugurado las obras de ampliación que el grupo empresario Genneia realizó en el parque eólico de Rawson, en Chubut.

Genneia, del Grupo Macro, y la empresa insignia de la familia presidencial, Sideco Argentina, quedaron en el centro de la escena en los últimos días tras una investigación de la periodista Emilia Delfino en el diario Perfil. A través del contador Mariano Payaslian, Sideco participó de la creación de cuatro firmas que adquirieron seis parques eólicos, compraron licitaciones a la española Isolux, y luego las vendieron a Genneia y la china Goldwind en polémicas maniobras por unos 48 millones de dólares.

Forasteras

Los Blanco Villegas son una familia tradicional de Tandil, la ciudad donde el Presidente nació, vacacionó durante su infancia y se casó con Juliana Awada en el 2010. El escenario de la boda fue la estancia La Carlota de su tío Jorge.

Tras la muerte del empresario, su viuda se hizo cargo del grupo agropecuario que fundó su esposo. Estaba “entre los mayores propietarias del país, con más de 26.000 hectáreas en la provincia de Buenos Aires, adquiridas mayormente durante el menemismo”, según el libro “Macristocracia”, de Fernando Cibeira.

Quintans es conocida en el sector ganadero por la cría de Angus y Hereford. Se muestra al frente de la cabaña Huaca Curú, ubicada en las afueras de Tandil. A pocos kilómetros, y a través de otra empresa de su propiedad (Cabalgando SA), en el 2017 le vendió un lote de 12 hectáreas, en el partido de Benito Juárez, al empresario sojero Manuel Santos Uribelarrea para instalar una central termoeléctrica.

La tía del Presidente habla con orgullo de la genética de sus animales y adjudica gran parte del éxito comercial a su hija: “Trajo un nuevo estilo de comunicación y me entregué a ella”. Luciana tiene 26 años y estudió en la Universidad Nacional de Artes Visuales (UNA). En las redes sociales se muestra preocupada por el medio ambiente y los animales. En el último tiempo, comparte publicaciones sobre avances en energías limpias. NOTICIAS intentó comunicarse con ambas, pero no tuvo respuestas.

La ola verde

En el sector adjudican el auge de las energías renovables tres factores: una tendencia global “verde”, la baja tasa de interés para tomar deuda en el exterior generada a partir del pago a los holdouts, y la ley de fomento a las inversiones. En ese escenario, en el agro vieron la oportunidad de convertir el viento y el sol de sus campos en nuevas ganancias. “La clave es encontrar financiamiento barato para la inversión inicial, que en parques de 100 MW, como los que se licitan en RenovAr, rondan los US$100 millones”, asegura un especialista a NOTICIAS.

Por la cantidad de proyectos adjudicados, “Argentina pasó del puesto 14 en el mercado regional, al tercero, detrás de México y Brasil”, sostiene Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables. La mayoría son solares (41), de biogás (36) y eólicos (34). La tía del Presidente está al tanto.