Sociedad / 27 de enero de 2018

21 años del crimen de José Luis Cabezas: memoria imborrable

Actos y homenajes al cumplirse 21 años del asesinato del fotógrafo de NOTICIAS.

Por

Foto: Juan Ferrari

En febrero de 1996, José Luis Cabezas logró retratar con su cámara a uno de los hombres más enigmáticos, poderosos y herméticos de la Argentina: Alfredo Yabrán. Casi 11 meses después, el 25 de enero de 1997, aparecía asesinado en una cava en General Madariaga. Ya nada volvería a ser igual.

El crimen cambió al país para siempre y marcó a fuego el final de la década del 90. Hoy, 21 años después de aquel fatídico verano, su legado continúa vigente y sus colegas y compañeros lo seguimos recordando. En distintos puntos del país se realizaron homenajes y actos para honrar su memoria. “Un crimen como el de José Luis nunca había ocurrido en democracia y creo que el reclamo de justicia que encaramos todos los periodistas y la sociedad en su conjunto sirvió para que no hubieran otros casos y que no haya impunidad”, reflexionó en el acto que se realizó en la redacción de Perfil Gabriel Michi, el periodista que cubría la temporada de Pinamar junto a José Luis.

Recuerdo permanente. Alfredo Yabrán se jactaba de que ni los servicios secretos tenían una foto suya. Tan obsesionado estaba con preservar su imagen que incluso solía decir que tomarle una fotografía era lo mismo que pegarle un tiro en la frente. La avidez periodística de Cabezas hizo posible retratar al misterioso millonario entrerriano en 1996. Sería su sentencia de muerte. Al verano siguiente, una banda mixta entre policías y delincuentes lo secuestraron, balearon e incineraron en una cava, dentro del vehículo alquilado por NOTICIAS.

“Los momentos posteriores al asesinato fueron durísimos. Vivíamos con miedo y nos preguntábamos quién sería el próximo”, recordó Michi, quien aseguró que ese temor en parte se reconvirtió en fuerza para seguir peleando por la verdad. “Hubo una gran solidaridad de todos los trabajadores de prensa, que no sólo reclamaron justicia en aquel momento, sino que lo siguen haciendo hoy, 21 años después. Enseñándonos que el único objetivo que no se consigue es aquel por el que no se pelea”, aseguró el compañero de Cabezas.

Para Edi Zunino, jefe de Redacción de NOTICIAS, el recuerdo también es permanente: “Policías que contratan ladrones para robar casas que ellos deben cuidar. Policías que buscan el financiamiento de empresarios para instalar alarmas en esas casas que luego se roban. Grupos empresarios ocultos tras las bambalinas del poder. Eso ocurrió hace 21 años, pero de algún modo, con otras formas y otros nombres, sigue ocurriendo. Y ese es el sentido de Cabezas”.

Daniel Vides, presidente de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra), también recordó al fotógrafo en el acto realizado en Perfil: “Seguimos pidiendo justicia porque sabemos que no todos los que estuvieron involucrados en el asesinato de José Luis tuvieron condena y además existió una trama de impunidad y poder que no pudimos terminar de develar”.

En Pinamar. Dos actos tuvieron lugar en la ciudad costera. A las 11, se realizó un homenaje en el tradicional monolito de la entrada a Pinamar. Estuvieron presentes la hermana de José Luis, Gladys, junto a su esposo; el intendente de Pinamar, Martín Yeza; Hugo Ropero, editor de fotografía de NOTICIAS en aquel momento; Guillermo Cantón, ex fotógrafo de la revista, entre otros. “Mientras tengamos vida vamos a recordarlo. Pero tenemos que lograr que su muerte no haya sido en vano”, aseguró Gladys.

A su vez, la hermana del fotógrafo hizo hincapié en la importancia de la Ley de Protección a Víctimas de Delitos, sancionada a mediados de 2017. “Nos permite a los familiares tener abogados, participar en los procesos y que nos avisen si va a salir en libertad un condenado. Los familiares transformamos el dolor en lucha”, dijo.

A las 20, se realizó otro acto para recordarlo. El tradicional, que se realiza desde hace dos décadas, contó con gran cantidad de periodistas no sólo locales sino de todo el país, además de muchos vecinos de Pinamar y de localidades cercanas que hace 20 años se reúnen para recordar a Cabezas.

Libres. La investigación de NOTICIAS sobre el crimen, paralela a la acción de la Justicia, fue muy importante no sólo para el avance de la causa, sino para dotarle celeridad al expediente y también para evitar que el poder blindara de impunidad a sus amigos. “Logramos condenas. Y digo logramos porque creo que lo conseguimos en conjunto entre la familia de José Luis, trabajadores de prensa y reporteros gráficos, y toda la sociedad. Se lograron condenas ejemplares en poco tiempo para lo que es la Justicia argentina, pero lamentablemente, tuvimos otra cachetada”, aseguró Michi a 21 años del crimen que cambió su vida.

Es que a pesar de que el tribunal de Dolores condenó a diez responsables por el crimen, ninguno de ellos cumplió la totalidad de su pena. En el 2003, el Tribunal de Casación bonaerense bajó las condenas para que los acusados pudieran recurrir a la hoy derogada ley del “dos por uno”. Ese beneficio, más la legislación que permite acceder a permisos de salidas cuando el preso estudia o trabaja, fueron claves para la morigeración de las penas. En efecto, el único condenado que está tras las rejas es el ex “hornero” Sergio González, pero que purga una pena por narcotráfico.

Gustavo Prellezo, el ejecutor de Cabezas, volvió a vivir a la casa de su padre en el barrio platense de Los Hornos y NOTICIAS lo encontró paseándose por el centro de la capital provincial. Gustavo “La liebre” Gómez, comisario de Pinamar en 1997 y acusado de “liberar la zona”, aseguró también ante este medio que él es inocente. Irónicamente, se autoproclamó como una víctima de la causa. Alfredo Yabrán, la gran sombra detrás del crimen, se suicidó en mayo de 1998. Su familia se volvió todavía más hermética, aunque no se privaron de disfrutar de los millones forjados al calor del poder e incluso proyectan nuevos negocios.

 

Comentarios de “21 años del crimen de José Luis Cabezas: memoria imborrable”

  1. ¿Qué parte de la responsabilidad de la muerte de Cabezas tuvo la Editorial y sus representantes que decidieron editar la foto sin resguardar la identidad del fotógrafo, a pesar del riesgo que ello implicaba? No fue sólo “La avidez periodística de Cabezas hizo posible retratar al misterioso millonario” la que lo llevó al riesgo de muerte sino cada uno de los que expusieron su nombre como autor de la misma, sin importarles lo que podría ocurrirle por las amenazas que ya tenían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *