Empresas / 31 de enero de 2018

Viajar touch and go: empresas informáticas disponen en tiempo real de las tarifas del turismo

La industria del tiempo libre evidencia modificaciones sustanciales desde hace tres décadas a partir de la integración tecnológica.

Por

GDS se traduce como Sistema Global de Distribución. Son grandes empresas informáticas que disponen en tiempo real de las tarifas del turismo: compañías áreas, hotelería y alquiler de autos. A través de esa red los clientes de los GDS pueden efectuar consultas, reservas y adquisición de los servicios. Las tres que manejan el mercado son: Travelport, Amadeus y Sabre. “El funcionamiento de este tipo de empresas es extremadamente complejo. Es lo que pasa atrás mientras alguien hace una operación simplísima como reservar un hotel”, explica Walter Di Luca, Gerente General de Travelport para el cono sur, quien define a la industria del turismo como un ecosistema enrevesado. Ese ecosistema esta conformado por el pasajero, que es el actor principal generador de la demanda; los proveedores de esos servicios como las compañías aéreas y los hoteles; a los que se suman los generadores de otras tecnologías como los portales de búsqueda, del tipo Despegar o Trivago. El cometido de las GDS es la articulación y comunicación entre esos actores.

Matías Sole, Gerente de Ventas de Amadeus, explica que “la innovación constante es un componente esencial en el sector”. La inteligencia artificial es el corazón de este sistema.
“Las aerolíneas no son expertas en tecnología, lo que saben es trasladar pasajeros de un lado a otro. Un hotel puede proveer un servicio de hotelería. Cada uno conoce su área particular. Nos ocupamos de la tecnología aplicada al turismo. Ese es el diferencial que ofrecemos”, aclara el gerente de Travelport.

El alcance de las GDS es global. “Es probable que un ciudadano chino no sepa cuál es la aerolínea que ofrece como destino Latinoamérica. No hay campañas publicitarias fuertes ni presencia de estas empresas online en ese país asiático. Ahí entramos nosotros”, detalla Matías Sole.

No obstante, tanto Amadeus, como Travelport y Sabre no brindan su servicio al actor demandante, sino que el proceso que hacen de la información que reciben de los oferentes abastece al intermediario, esto es agencias físicas, portales online, aplicaciones móviles y buscadores.

En 1980, previo al desarrollo tecnológico actual, las agencias de turismo debían comunicarse con cada proveedor de los servicios: por ejemplo, para emitir un boleto, tenían que llamar a la empresa. Lo mismo con cada hotel. Las conexiones eran uno a uno. Ya en 1990, con un desarrollo tecnológico incipiente, esa llamada telefónica se trasladó a la computadora. Pero implicaba tener 400 computadoras o más. Hoy estas tres empresas son las proveedoras de esa múltiple conectividad.

“Lo que sucedía antes es que el poder solo lo tenía la agencia de viajes, por concentrar la información. La tecnología vino a democratizar ese conocimiento, y hoy, muchas veces el pasajero sabe mucho más y llega a la agencia de viaje conociendo el mejor precio”, dice Di Luca.

En la actualidad se procesan 4 billones de transacciones por día a nivel mundial con una tendencia creciente. Solo Amadeus efectúa más de 55.000 por segundo. Travelport duplicó la cantidad de personal de la oficina local en los últimos 2 años. A nivel global contabiliza más de 4 mil empleados. Tanto Travelport como Amadeus y Sabre acceden al mismo universo de información. El diferencial se encuentra en la velocidad con la que convierten el dato, lo que hace a su eficiencia. El balance de cada marca es estable. La preponderancia de una u otra se da por regiones.

“El negocio de distribución crece a un ritmo más elevado que el de la industria en general, lo que nos permite mejorar nuestra posición competitiva. Desde el segmento de soluciones tecnológicas, completamos importantes migraciones que han contribuido a la expansión de nuestra presencia internacional. La mitad de nuestros pasajeros embarcados se generó fuera de Europa”, cuenta el representante de Amadeus. Los ingresos netos globales de esta empresa aumentaron un 9,5%, hasta alcanzar los 2.500 millones de euros.

La transferencia de información electrónica online, coral e instantánea sintetiza la tarea de este complejo. Pero el flujo es ida y vuelta. Por estos canales viaja información pública y privada. Una aerolínea o cadena hotelera suele ofrecerle mejor precio a ciertos agentes. Eso es parte del valor agregado que poseen las GDS. Tienen la capacidad de ver toda la información y arbitrarla de la manera más rentable. Pero también analizan tendencias de tráfico, demanda a futuro, comportamiento histórico, de todo el mercado. Así se accede al perfil del consumidor, se identifica el patrón de consumo. Los algoritmos pueden predecir tipos de demanda. Entonces las agencias desarrollan sus estrategias de marketing a partir de la información que reciben de estas tres empresas. El objetivo es maximizar el ingreso del total del ecosistema. “Nosotros hacemos que todo esto pueda suceder, pero detrás de escena”, sentencia Di Luca sobre este novedoso comportamiento de la industria del turismo. “El ida y vuelta de nuestra información equilibra el precio entre oferta y demanda. El resultado final es que para el usuario se personaliza el viaje y abaratan los costos”, completa el gerente de Travelport.

 

Comentarios de “Viajar touch and go: empresas informáticas disponen en tiempo real de las tarifas del turismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *