Mundo / 15 de febrero de 2018

Terroristas de ISIS se vistieron de mujer para evitar su captura

Fueron los encargados de decapitar a periodistas occidentales y su reciente captura es fundamental para hallar los cuerpos de los rehenes ejecutados.

Por

A la izquierda Alexanda Kotey, a la derecha El Shafee Elsheikh

Nada queda de aquellos temibles terroristas que con el filo del cuchillo en el cuello de sus rehenes y mirando a cámara enviaban amenazas a Estados Unidos. El tiempo pasó, el califato se desmoronó y los yihadistas comenzaron su huida de Siria rumbo a Turquía. Fue allí donde fueron sorprendidos Alexanda Kotey (34) y El Shafee Elsheikh (29), que vestidos con burkas – vestimenta utilizada por las mujeres bajo el Estado Islámico –, intentaban hacerse pasar por refugiados  hasta que las fuerzas kurdas los descubrieron a fines del pasado enero. Su captura significó el final del grupo denominado “The Beatles”, que se volvió famoso por la tortura y la decapitación de periodistas, en particular estadounidenses, y puede ofrecer vital información del lugar donde fueron enterrados sus cuerpos, más aún, del paradero del último rehén que continúa secuestrado, el británico John Cantile.

La célula estadounidense dedicada a la recuperación de rehenes ya se puso en contacto con los familiares de los fallecidos para informarles de la captura de los dos terroristas. La madre de James Foley, decapitado por el yihadista John en agosto del 2014, confesó en una entrevista que saber que están buscando sitios de entierro de su hijo y sus compañeros cautivos es emocionalmente difícil pero gratificante. Los comandos de Estados Unidos están aumentando los esfuerzos para dar con los cuerpos, que según han informado están dispersos en distintos lugares. Otro miembro del ISIS que fue capturado a fines del año pasado contó haber visto a John Cantile con vida, un fotógrafo de guerra británico secuestrado en noviembre del 2012 y que se lo vio en distintos videos difundidos por el ISIS colaborando con el califato, el último de estos videos data de julio del 2016.

A la izquierda James Foley antes de ser decapitado, a la derecha Steven Sotloff

Se cree que los dos últimos terroristas apresados fueron privados de su ciudadanía inglesa y se encuentran siento interrogados por la inteligencia estadounidense y británica, lo cual ha abierto una disputa diplomática para decidir en que país serán juzgados. El periodista estadounidense James Foley, el periodista estadounidense-israelí Steven Sotloff y los trabajadores humanitarios Peter Kassig y Kayla Mueller murieron en Siria después de ser capturados por el grupo terrorista. Foley, Sotloff y Kassig fueron decapitados en 2014. Kayla Mueller, quien según los informes fue torturada y forzada a trabajar como esclava sexual, murió en 2015 durante un bombardeo de la coalición estadounidense, pero la causa exacta de su muerte nunca ha sido confirmada. Su madre en declaraciones el pasado viernes contó: “No sé qué le pasó a Kayla. No sé dónde está Kayla. La necesito en casa”.

 

En esta nota: , , ,