Cultura / 27 de febrero de 2018

Cuando la censura sólo sirve para alimentar el consumo

En España por orden de una jueza secuestraron un libro y se volvió el más vendido en Amazon. En paralelo se censuró una muestra sobre “presos políticos” que alcanzó un valor que roza los 100 mil euros. Los peligros de qué la prohibición aliente el consumo, también en Argentina.

Por

Las obras censuradas de la muestra “Presos políticos en la España contemporánea”. Foto: Facebook Santiago Sierra

Fue la cantante y actriz estadounidense Barbara Streisand quien inauguró este fenómeno viral propio de la era de internet: En 2003, cuándo se publicó una fotografía aérea de su mansión en California, ella se dirigió a los tribunales para evitar su difusión pero lo que consiguió fue todo lo contrario: la imagen pasó de descargarse sólo seis veces a ser conocida por toda la humanidad. De ahí en más al efecto colateral de la censura, que genera cada vez más interés de las personas, se lo denomina en honor a la famosa cantante como Efecto Streissand. Esto está sucediendo por estos días en la península ibérica con la difusión del libro “Fariña”, del autor Nacho Carretero, qué disparó las ventas hasta escalar al puesto número uno luego del pedido de secuestro y logró que se adelante el estreno de la serie televisiva basada en el “libro prohibido”. El mismo narra el surgimiento del tráfico de cocaína en la década de los ochenta en Galicia, España. Una jueza falló a favor de un damnificado que vio “vulnerado su derecho al honor”, al ser nombrado cómo implicado en la red de narcotráfico.

La mansión de Barbara Streisand, en California, que intentó ocultar.

Censura.La cancelación de la obra “Presos políticos en la España contemporánea” opacó el inicio de la feria madrileña ARCO. La instalación que exhibía en 24 retratos qué el autor Santiago Sierra considera presos políticos fue retirada antes de su inauguración, para “evitar polémicas”. Si bien la feria más importante de España se disculpó por los inconvenientes generados, no dio marcha atrás en su decisión. En medio de la polémica, los retratos en blanco y negro y con el rostro pixelado, fueron adquiridos por el empresario audiovisual catalán Tatxo Benet en 80.000 euros y según ha declarado su intención es que la exposición sea vista por “el mayor número de personas posibles”. Entre los retratos de los encarceladas se encuentran al ex presidente catalán Oriol Junqueras y otros dos activistas catalanes, sin duda fueron los retratos que más controversia han generado. Otro caso resonante fue el que sucedió a principios de febrero cuando un joven de 24 años, también de España, fue sentenciado a pagar una multa tras realizar un montaje de su cara sobre el rostro de Cristo con la corona de espinas. Los jueces, luego de qué el acusado se declare culpable de atentar contra los sentimientos religiosos de la Cofradía Hermandad de la Amargura de Jaén, lo obligaron a pagar una multa de 480 euros qué los recaudó en internet  en sólo una hora. Miles de internautas, en solidaridad, imitaron el accionar del joven poniendo su rostro sobre el Jesús Despojado, la viralización resultó instantánea y el efecto fue todo lo contrario a lo esperado.

Argentina. En nuestro país también tuvo lugar el efecto Streisand, Pablo Katchadjian pasó de ser un ignoto escritor a ser reseñado por los medios más importantes del mundo al modificar la obra de Jorge Luis Borges. Fue procesado por defraudación tras la denuncia qué María Kodama, viuda de Borges, realizó en su contra. De este experimento literario, cómo fue denominado por su autor, se editaron sólo 300 copias, pero la difusión del caso brindó reconocimiento internacional al escritor quién recibió la solidaridad de más de 9000 seguidores que crearon una página de Facebook en su apoyo y  hasta un videojuego que invita a los usuarios a leer la versión modificada de “El Aleph” que creó Katchadjian en el 2009. Otro caso más reciente fue el que sufrió Roberto Navarro, a fines del año pasado, al ser levantado su ciclo dominical “Economía Política” por el canal C5N. En respuesta el periodista y conductor lanzó un especial qué se publicó sólo en YouTube y fue visto por casi 600 mil personas, superando el rating de muchos canales de aire que competían en el mismo horario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *