Personajes / 27 de febrero de 2018

Sofía Zámolo: “Soy defensora de la mujer, pero no se puede encasillar al hombre como lo peor”

Modelo, empresaria y conductora, se convirtió en influencer del mundo fashion. Interés por la política, dolores y maternidad.

Fotos: Marcelo Aballay.

Sofía Zámolo lleva la mitad de su vida trabajando pero recién ahora siente que está al nivel de sus sueños. Unas semanas atrás, posteó: “No se imaginan lo que significa un lugarcito en un desfile en el New York Fashion Week. Más cuando te cerraron infinitas puertas y te dijeron que NO. Estoy en NY, desfilo y no lo puedo creer”. Previo a empacar, sostuvo lo mismo ante NOTICIAS. Escuchándola hablar, parece una guerrera que, al conquistar las redes sociales, les dobló el brazo a las crueldades de la industria de la moda y a sus agoreros.

Hoy forma parte del grupo de influencers, modelos y blogueras, fundamentales en la pasarela del siglo XXI. “En Nueva York me hice amiga de chicas súper conocidas a las que seguía, como Caro Daur, Christine Andrew y Michelle Salas, la hija de Luis Miguel”, celebra.

Noticias: ¿Se encuentra cómoda en ese grupo?
Sofía Zámolo: Sí. Aparte conocés gente de la moda. Estuve invitada en varios shows de Tommy Hilfiger, como influencer, y estaba vistiéndome y la tenía al lado a Gigi Hadid. Abrís los ojos y decís: “Guau”.

Noticias: ¿Qué le tiene que dar a la industria para lograr ese espacio?
Zámolo: Lo mejor es mostrarse tal cual, la industria está abierta a la inclusión. Aunque no soy alta, me convocaron para desfilar en NY, Barcelona o Milán, cosas que creí que no me iban a pasar porque siempre me decían que no iba a poder ser modelo.

Noticias: ¿Lo que no le pasó al principio, le sucede ahora?
Zámolo: Sí, todo lo que soñé, se me empezó a dar ahora. Lo valoro. Hasta hoy me dicen no, pero insisto con las marcas que quiero trabajar.

Noticias: Lanzó una línea de zapatos, de ropa, de perfume, se anima a conducir y este verano hizo radio en Punta del Este. ¿Se abre camino o le golpean la puerta?
Zámolo: Es mutuo. Para la ropa, la radio y los zapatos me vinieron a buscar. En mi trabajo soy súper decidida y tengo claro a dónde quiero llegar y qué imagen que no quiero dar.

Noticias: ¿Cuál es la imagen que no quiere dar?
Zámolo: Cuando me llaman para cosas mediáticas, trato de dar un paso al costado porque no me gusta verme en eso. Me pasó y me arrepentí. Un amigo me decía que el tiempo es plata y que no se puede perder en cosas que no nos nutren.

Noticias: Es una elección porque el escándalo también se rentabiliza.
Zámolo: ¡Totalmente! Así cuesta más una tapa de revista pero no disfruto de pelearme. También me interesa la moda, los negocios, la economía, la política. Si estoy con amigos, me encanta hablar de política.

Fotos: Marcelo Aballay.

Noticias: ¿Y públicamente?
Zámolo: Depende, si estoy en la mesa de Mirtha y me pregunta qué está pasando…

Noticias: ¿Y qué está pasando? No está en la mesa de Mirtha pero está en NOTICIAS.
Zámolo: Estamos en transición, venimos de una turbulencia y estamos con expectativas sobre qué va a pasar con el Gobierno, los impuestos, la inflación. Me gusta este gobierno pero es como cuando estás en pareja, no te gusta el ciento por ciento.

Noticias: ¿Es feminista?
Zámolo: (Piensa). Todos los extremos son malos.

Noticias: ¿Piensa que el feminismo es extremo?
Zámolo: (Piensa). El machismo y el feminismo son extremos. Soy defensora de la mujer, pero tampoco se puede encasillar al hombre como lo peor. Aplaudo que las mujeres se animen a hablar. Antes la mujer no se animó por miedo a que no la contratasen. Lo dijo Mira Sorvino. A ella se le terminó la carrera porque Harvey Weinstein dijo que era complicada para trabajar. No me gusta que le saquen crédito a la mujer que se anima a hablar. Como siempre, la mujer termina denigrada. Si una mujer te dice que no, es no.

Noticias: ¿Le pasó?
Zámolo: Nos pasa a todas, en menor o mayor medida, situaciones que no son cómodas.

Dice que socialmente se empieza a entender que uno no es (solo) lo que hace. Y planta bandera: “Trabajo de modelo, no soy modelo”. ¿Quién es? “Soy una mujer con muchos sueños que obtuvo muchísimos no. Me costó que alguien confíe en que podía hacer una carrera. Arranqué a los 16, me fui a París, me llamó Ricky Sarkany para ser cara de su marca y vino la tapa de la rubia y la morocha (con Karina Jelinek, en 2003)”, pero… ¿Sofía Zámolo, quién es? “Siempre soñé con formar una familia, me refiero a los afectos en sí, porque me crié en una cuadra donde estaban todas mis amigas con las que hoy somos hermanas. Eso me ayudó a mantener los pies sobre la tierra, siempre tuve gente que no me puso en un pedestal. Con ellas no se habla de la fama, se habla de la vida, el amor, la casa, los problemas, los chicos.

Noticias: Se casó con Joe Uriburu en 2016 y se le adjudican ganas de ser madre, ¿está en sus planes?
Zámolo: Sí, tengo muchas ganas. Todavía no empecé a buscar, aunque no lo diría porque si no después tengo a la familia atrás (risas). Al mes de salir, nos fuimos a vivir juntos y al año y medio estábamos comprometidos. Quisimos disfrutar un poquito porque teníamos un par de viajes que queríamos hacer.

Uno de ellos lo concretó en octubre, cuando recorrió Croacia y conoció el lugar donde nacieron su padre y abuelos, quienes llegaron a la Argentina escapando de la Segunda Guerra. “Cuando se murió mi papá, no tenía más familia de su lado. Era hijo único y se había criado con su prima Maia. Ivana, hija de Maia, vino de visita, pero perdimos contacto en la Guerra de los Balcanes. Creí que Maia había muerto y quise reencontrarme con Ivana”.

Noticias: ¿Su padre hablaba del dolor de la guerra?
Zámolo: Claro. Mi abuelo, austríaco, vivió en Alemania, perdió la casa con el nazismo, se fue a la guerra y mi abuela se quedó con mi papá en un campo de refugiados y durante dos años no supieron de él. Con Joe fuimos a Medjugorje a ver a la Virgen, soy súper creyente. Le pedí que nos guíe. Terminamos en Belgrado, donde él nació, y fuimos al registro civil. Nos dieron una dirección de mi prima Ivana. Toqué el timbre, salió una mujer, le pregunté por Ivana y me dijo que vivía en Italia pero que ella era la mamá. ¡Era Maia, pensaba que había muerto, fue un shock! Me llevó a conocer donde nació mi papá, la iglesia donde se casaron mis abuelos, la casa donde se crió mi papá. Tengo mucha raíz en Serbia y no lo sabía.

Noticias: Serbia es un lugar de sufrimiento y de empuje, algo que conoce. Usted perdió un hermano cuando tenía 9 años y a los 16 se fue sola a París.
Zámolo: Sí, por eso cuando preguntás quién es Sofía, ufff… Soy una mujer que pasó por mucho y no se deja caer. Cuando me pasa algo triste, me levanto, no me puedo quedar llorando en una cama porque mi mamá salió adelante después de que se le murió un hijo. Siempre fui muy luchadora, trabajo muchísimo para llegar a donde quiero, me pongo objetivos.

Noticias: ¿Cuáles son los próximos?
Zámolo: Muchos, pero no los cuento hasta que no sea tangible. Por ejemplo, cuando me convocaron para hacer el desfile de Custo Barcelona en Barcelona, se los dije a mis amigas media hora antes y me acababan de confirmar que abría el desfile. Hay que trabajar para llegar adonde quiere, por más que digan cualquier cosa. A Shakira le dijeron que tenía voz de oveja. A Gisele Bündchen, que con esa nariz nunca iba a hacer una tapa y es la mejor paga del mundo. Hay que ir detrás de los sueños y creer en uno.

 

Valeria García Testa

@valgarciatesta