Política / 1 de marzo de 2018

Dos diputados de Cambiemos usaron pañuelo verde en la apertura de Sesiones

Los legisladores oficialistas utilizaron el símbolo de lucha de aquellos que están a favor de la despenalización del aborto. Qué dijo el presidente sobre ese tema.

Por

Hay un tema excluyente que le quita el sueño a los legisladores de Cambiemos: el debate sobre la despenalización del aborto y la libertad de opinión que les dio el presidente Mauricio Macri. Muy pocos son los que tienen una posición tomada, el resto transita por una mesura propia de no tener certezas absolutas sobre qué opinar.

Sin embargo, dos diputados oficialistas mostraron durante la apertura de Sesiones de este jueves, que ya tienen una decisión tomada: Fabio Quetglas y Josefina Mendoza (la legisladora más joven del recinto) se mostraron con el pañuelo verde en la muñeca y alrededor del cuello para dejar en evidencia su postura a favor de la despenalización del aborto.

Fueron los únicos dos diputados de Cambiemos que utilizaron este símbolo, adoptado por gran parte de la oposición para manifestar su opinión. De hecho, el mismo pañuelo verde fue utilizado por Máximo Kirchner en la marcha de Camioneros, el 21 de febrero. Y en esta apertura de Sesiones, el pañuelo verde fue una constante en el resto de las bancadas no oficialistas.

A raíz de la libertad de criterios que bajó Mauricio Macri, habrá posiciones encontradas en el oficialismo. Y coincidencias de pensamiento con la oposición más extrema. El aborto creará nuevas grietas.

De hecho, cuando Mauricio Macri habló en el Congreso del tema, apenas generó unos tibios aplausos de su propia bancada. Muchos legisladores sienten que el presidente les tiró un hierro caliente que ellos tendrán que atajar. “Estoy a favor de la vida, pero espero que se escuchen todas las voces y se tomen en cuenta todas las posturas”, dijo Macri.

Al menos la postura de Quetglas y de Mendoza ya están claras. Y son contradictorias a las de algunos bastiones fuertes de Cambiemos como Elisa Carrió, Federico Pinedo y Esteban Bullrich.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *