Personajes / 10 de marzo de 2018

Alejandro Veroutis: “Jamás aceptaría trabajar con políticos”

Es agente de prensa, amigo de los famosos y se animó a actuar. Anécdotas del showbiz, farsa política y admiración por Romay.

Fotos: Ricardo Tamalet

Bien le cabe el título de esta sección: es todo un personaje. Es el jefe de prensa de varios famosos y obras teatrales. Alejandro Veroutis es quien lanzó a la fama a Martín Bossi y Fátima Flórez. Hace 35 años que alterna la profesión de periodista en gráfica, radio y televisión con la de productor y prensa de espectáculos. Se inició a los 18 como periodista en Editorial Perfil y fue redactor y columnista en decenas de revistas y diarios. Fue productor en TV en la década del ’90 y desde el año 2000 trabajó con Alejandro Romay como su asesor de prensa, comunicación, marketing y producción. Y por si algo le faltaba, debutó como actor: fue en 2016 en el complejo La Plaza en la comedia negra “Dinner”. Su primera nota la consiguió en Mar del Plata en 1985. “Empecé como periodista en los operativos de verano con Chiche Gelblung. Me propuso hacer una nota donde tenía que reunir en la playa a las seis de la mañana a Estela Raval y los 5 Latinos vestidos de smoking para la revista La Semana”, recuerda junto a NOTICIAS.

Noticias: ¿Cómo se metió de lleno en el espectáculo?
Alejandro Veroutis: Mis padres estaban vinculados a la cultura y eran amigos de actores, directores y artistas plásticos. Ya de chico estuve vinculado al teatro, soy un apasionado. Eso me atrajo para meterme en el periodismo; estudié en el Círculo de la Prensa. En Crónica, con Héctor Ricardo García, fue la etapa en que más aprendí de periodismo.

Noticias: ¿Cuál fue la nota más impactante que hizo?
Veroutis: Descubrí el romance de Susana y Huberto Roviralta en Mar del Plata, los sorprendimos con el fotógrafo en una playa alejada.

Noticias: Siempre dijo que Alejandro Romay fue su padre artístico.
Veroutis: Sí, con Romay empecé en la producción y a hacer prensa, me convertí en su mano derecha. Era una persona maravillosa. “Si no te divertís en esto, dedicate a otra cosa”, decía. Ese fue mi eslogan de vida.

Noticias: ¿Cómo es su relación con Mirtha Legrand? ¿Son amigos?
Veroutis: A Mirtha la conozco desde que empecé a trabajar como periodista. Mirtha Legrand fue la primera figura a la que hice una nota de tapa, a mis 23 años. De aquel día a hoy, nada en ella cambió.

Su calidez está intacta. Lo más lindo es su culto a la amistad y su solidaridad con sus colegas. Desde hace 75 años brilla en el espectáculo. Me animo a decir que nadie en el mundo logró seguir ocupando un primer lugar. Lo más maravilloso de Mirtha Legrand es cuando uno se encuentra con el alma de esa chiquita que es Rosa María Juana Martínez Suárez.

Noticias: ¿Qué significa “hacer prensa”?
Veroutis: Prensa es la sinapsis: somos la unión entre el artista y el medio. Debemos hacer brillar al artista en cada medio, pero no es soplar y hacer botellas. Cada medio tiene una estrategia, no es escribir una gacetilla y mandarla por mail. Tenés que armarle un camino y un estilo al artista. Es artesanal. Asesorás dónde conviene colocar a un artista. Y no existe el medio chico, ni gráfico ni radial ni televisivo: a todos les tenés que dar la misma importancia. La prensa une todo, sé lo que necesita un periodista y sé que lo que el artista quiere. Tengo que estar del lado del periodista y del actor. Y a la vez en la cabeza del productor, que es el que me contrata.

Noticias: Además de hacer difusión, ¿a qué artista lanzó a la popularidad?
Veroutis: Los casos principales hoy son Martín Bossi y Fátima Florez. Me acuerdo cuando a Mora Godoy la eligieron para protagonizar “Tanguera”, estaba iniciando un romance con Diego Romay y había que lanzarla. Dije: “¿Qué hago con esta mina que recién empieza?”. Teníamos a una figura como María Nieves y las uní, así arrancó Mora. Estrenamos el 8 de enero de 2002, en pleno incendio nacional. Llamé a los corresponsales de The New York Times y Le Monde, que cubrían la crisis, y los invité al espectáculo. “En un país que se incendia, hay una luz de esperanza”, tituló Le Monde. Hicimos una buena campaña de prensa con una figura que no era conocida y reivindicamos el tango en plena crisis. Porque en las crisis, la gente se refugia en el teatro, decía Romay.

Noticias: Mucha gente piensa que los escándalos están armados. ¿Cuánto de cierto hay en eso?
Veroutis: Existen los armados, si bien no me tocó hacerlo nunca. Un escándalo no vende más entradas para una obra de teatro, sino que te juega en contra.

Noticias: ¿Cuál fue el famoso más difícil con el que le tocó trabajar?
Veroutis: Los más difíciles, pero los más divertidos, fueron Nacha Guevara y Antonio Gasalla. No son personas fáciles pero nos respetábamos. Con Gasalla trabajé los cinco años de “Más respeto que soy tu madre”.

Noticias: ¿Alguna vez trabajó en prensa para algún político?
Veroutis: No. Jamás aceptaría trabajar con políticos, son farsantes, no les creo y no me divierten. Los políticos son grandes artistas, son mejores que los actores: saben mentir muy bien. Cuando tenés el poder mentís, tarde o temprano.

Noticias: ¿Qué es para usted el mundo del espectáculo?
Veroutis: La vida, en el mundo del espectáculo, es una escalera: a veces subís y otras bajás. Y el mundo del espectáculo es una gran obra de teatro, actuás todo el tiempo. Es un mundo apasionante que cuando ingresás te parece oscuro, pero a la vez es divertido. Hay una frase del musical “Evita” que me encanta: “Mis lujos son solamente un disfraz, un juego burgués nada más, las reglas del ceremonial”. En el mundo del espectáculo tenés que vestir una imagen para estar. Todo es un gran teatro.

Noticias: ¿Por qué es oscuro?
Veroutis: Porque hay egos, miserias, envidias, celos… Los artistas quieren ser queridos, amados y respetados. Hace dos años debuté en teatro en la obra “Dinner”, con un personaje opuesto a mí: yo hablo todo el tiempo y mi personaje era mudo. Aprendí que a un artista nunca hay que joderlo antes de salir a escena ni antes de los ensayos porque son –somos– inseguros.

Noticias: Esta temporada también volvió a las tablas con un espectáculo en homenaje al café concert.
Veroutis: Sí, “Fontango”, en Mar del Plata, lo protagoniza Ana Fontán. Se cumplieron 50 años del café concert y cuento anécdotas, como cuando Nacha Guevara le tajeó la cara a un integrante de Les Luthiers y terminaron en la comisaría. O el día que Susana Rinaldi enfrentó a un agente de policía en plena dictadura diciéndole un texto de Aída Bortnik, o cuando los artistas tenían que cagar en cualquier lado porque no había baños. Cuando subo al escenario, me doy cuenta de que puedo ser actor.

Noticias: El año pasado viajó por el mundo para un programa turístico. ¿Cómo fue la experiencia?
Veroutis: Me gusta viajar y un programa me propuso hacer viajes al exterior revelando las identidades de los habitantes de cada país. Se llamó “Mundo visual” y lo dieron por América 24. Fui a Grecia, Turquía, Arabia Saudita, lugares mágicos… El periodista vive una vida de ricos siendo pobre. Un día comés faisán y al otro día, las plumas del faisán. Como periodista, viajé con Amalita Fortabat y conviví con ella y su familia; ahí tenés una relación de igual a igual, te metés en su mundo. Cubrí a Christina Onassis, era una mujer muy humilde, una pobre mina rica.

Noticias: ¿Cómo influyen las redes sociales hoy en el periodismo de espectáculos?
Veroutis: Las redes sociales hicieron que el periodismo esté en debacle; la tecnología está matando todo, pero no creo que mate al teatro. Estoy en contra de las redes sociales, creo en el periodismo en forma ferviente. Puedo mandar un tuit para comunicar algo, pero no cualquiera puede hacer periodismo.

Noticias: Le gusta decir muchas frases. ¿Cuál es la suya?
Veroutis: Parafraseando a Amado Nervo, suelo decir: “Vida, nada me debes. Vida, estamos en paz”. Es por haber cumplido los objetivos que me propuse y haber hecho lo que siempre soñé.

 

Alexis Socco

@detectivesco