Opinión, Sociedad / 10 de marzo de 2018

Eduardo Feinmann y las “Feminazis”

Este término despectivo, aparte de frivolizar los episodios más espeluznantes del siglo XX, nada tiene de nuevo ni de autóctono.

Por

Fotografía de Mario De Fina.

En las horas previas a la imponente marcha del 8M, ciertas versiones del ultrafeminismo se hicieron notar en las redes sociales proponiendo que no asistieran varones o que, si lo hacían, lo hicieran calladitos la boca o bien ateniéndose a rajatabla a las consignas establecidas. Dichos grupos (por suerte minoritarios pero muy activos, provocadores y ruidosos hasta el punto de la acción directa) suelen escudarse en supuestas purezas ideológicas que, en realidad, no expresarían otra cosa que un sectarismo revanchista ante todo lo que huela a masculino, noción que mete en la misma bolsa, incluso, a mujeres de pensamientos menos extremos. Más que el enemigo, confunden el problema. Se transforman en el espejo de lo que juran combatir. Lenin les podría haber diagnosticado la “enfermedad infantil del feminismo”. Eduardo Feinmann las popularizó mediáticamente como “feminazis”.

Empecemos por aclarar que el término despectivo “feminazis”, aparte de frivolizar los episodios más espeluznantes del siglo XX, nada tiene de nuevo ni de autóctono. Lo “inventó” en 1992 el locutor estadounidense Rush Limbaugh, de reconocida formación conservadora-republicana, para desacreditar a las abortistas radicalizadas de su país. Fiel a su personaje radial-televisivo, el amigo Feinmann tomó prestada la expresión y sectores del feminismo racional cayeron en la trampa de demonizarlo, simplificando hasta el absurdo la complejidad de un debate global con aristas históricas, culturales, económicas, políticas, sociales, sanitarias, psicológicas y, en sus contornos más dramáticos, policiales y judiciales. Quienes ven en Eduardo Feinmann el rostro macabro del enemigo pierden de vista que su audiencia forma parte de una sociedad diversa cruza-da por prejuicios, creencias, miedos y tabúes para la cual las soluciones drásticas, vehementes, verborrágicas y ni qué hablar violentas suelen generar un naturalizado rechazo a los cambios sin red.

Ciertos extremismos pueden terminar adquiriendo un valor histórico. Pensemos en los comuneros franceses, los ludistas ingleses, los chisperos criollos. Tal vez sin ellos la democracia, los derechos sociales y nuestra independencia no hubiesen existido. O hubieran tomado otros caminos. Fueron cuña. Abrieron paso. Despabilaron. Eso sí: también metieron miedo en su concreto aquí y ahora. Claro que adjudicarse un lugar destacado en la Historia sólo por volar puentes con quienes debe tendérselos, suena más bien a monumental disparate.

Es hora de ser democráticamente honestos. Estamos abriendo esta etapa de las discusiones de género no sólo con el beneplácito sino con el impulso del Presidente menos pensado al respecto. La rebelión de las mujeres viene tutelada. Hay que saber aprovecharlo. Se trata de consolidar y ganar derechos.

 

*Jefe de Redacción de NOTICIAS.

 

 

22 comentarios de “Eduardo Feinmann y las “Feminazis””

  1. Quisiera saber cuantos/as como Feinmann han sido parte activa y responsable en sus vidas de abortos clandestinos y ahora son fèrreos opositores del aborto

  2. hay un dicho que dice todos los extremos son malos, gran verdad , la violencia machistas es tan grave como las posiciones extremas de las feministas a ultranza , mucho mejor seria para la sociedad , reconocer un mundo complementario ,reconociendo las individualidades de género pero con la posibilidad de integrarse y construir un proyecto en comun.

  3. no será que zunino también frivoliza tratando de ser políticamente correcto? el término no niega los excesos de los hombres sino que caracteriza los excesos de las mujeres

  4. #EdiZunino, El tema es así: La presencia de varones que de buena intención e incluso militancia feminista, hace que muchos varones violentos se escuden en esas presencias, y vayan o a “lavarse la cara” o -peor aún- a pasear su impunidad frente a sus víctimas. Esto hace que muchas mujeres víctimas no puedan participar. así es que se les pide, por solidaridad precisamente, que no vayan.

  5. Dos Hipocritas , luchan por los mismos derechos legales pero ya estan infringiendo la ley, exibicionismo y alcohol en la vida publica es un delito. Es un tanto selectivo el asunto ?.

  6. Nada que ver Estos especimen son Hembristas zombies caverniculus Un raro ejemplar que no sabe lo quiere y la culpa la tiene el otro

  7. Estas niñas deberían darle una leída a “El Varón Domado”, aquel librito de Esther Vilar que le diò un soberbio parate a las ìnfulas pseudo feministas de los 70……

  8. Que valor histórico puede tener este colectivo marxista ideologizado y violento????
    El debete es otro Edi, las feminazis no pelean por la igualdad de derechos, sino sobre la supremacía del sexo femenino por sobre los hombres, son un grupo minúsculo y rechazado por el 99% de la humanidad.

    1. En realidad no pelean por una igualdad de derechos, lo unico que detestan es al hombre, lo odian y se les nota demasiado

  9. estas qué buscan???’ si las toca un tipo, se hacen las víctimas y los denuncian por “acoso”” Uds.norepresentan a las mujeres sufridas, que laburan, crian sus hijos o no, y que quieren vivir en paz. uds. dan asco!!! en bolas!!

  10. Haber: El mediatismo y viralización en las redes ha hecho que el arbol tape al monte. Esta bueno el feminismo bien entendido o sea la lucha por los derechos de la mujer, pero de allí a que mesclen trans y otros me parece que al mismo se le cuelan por izquierda estos último. Por otro lado la historia de la humanidad de los últimos 3.000 años descansa sobre las espalda de los hombres (varones-masculinos) con sus aciertos y herrores, le guste a quien le guste.

  11. EDI, COMO SIEMPRE EN CONTRA DE LO QUE OPINAN OTROS COLEGAS E INTERRUMPIENDO HASTA LA INFORMACIÓN O PENSAMIENTO QUE DESARROLLA UN PANELISTA, CASO ANIMALES SUELTOS. ESTAS NO SON MUJERES, NO SE ASEMEJAN POR NADA A LAS QUE REALMENTE SE DEBE VALORAR, QUE SON LAS QUE LUCHAN POR LA SUPERVIVENCIA, LOS HIJOS Y LA FAMILIA. ESTAS SON FEMINAZIS Y NO TIENEN EL CEREBRO ALINEADO. Y CUANDO LAS ESCUCHAS TIENEN UNA CLOACA EN LA BOCA.

    1. Amalfi, si para vos las únicas mujeres que deben ser valoradas son las que luchan por sus hijos y por su familia la que tiene el cerebro desalineado me parece que sos vos.
      Espero que te indignes igual cuando ves en los noticieros mujeres violadas y asesinadas. O acaso sos de las que dice “algo habrá hecho”? D:

    2. Edi siempre del lado equivocado, avalando a esos cachos de carne con ojos que mean y cagan en la catedral y andan en pelotas. Edi, el mismo de siempre, dando lastima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *