Sociedad / 26 de marzo de 2018

La argentina que desmintió a Stephen Hawking

Norma Sánchez trabajó con físico inglés fallecido y descubrió un error en la teoría sobre los agujeros negros. Igualmente, lo reivindica.

Por

John Mather, Premio Nobel de Física; Norma Sánchez, astrofísica argentina; y su fallecido esposo, Héctor de Vega

Los agujeros negros fueron uno de los principales desafíos en los estudios del físico inglés Stephen Hawking, con el origen del universo como punto central de estos fenómenos. El científico, que falleció el miércoles 14, sostuvo que la información que ingresa a un agujero no se puede recuperar, pero en el 2004 se retractó de sus dichos en un pub de Oxford. Lo que nunca dijo fue que, cinco años antes, la astrofísica argentina Norma Sánchez (67), que trabajó con él varios años, ya había descubierto que esta teoría era un error.

Nacida en Ensenada, radicada en Francia desde 1975, directora de Investigación en el Centro Nacional para la Investigación Científica de París y fundadora de la Escuela Internacional de Astronomía Daniel Chalonge-Héctor de Vega que impulsó tres premios Nobel, Sánchez recordó su relación con Hawking en diálogo con NOTICIAS. “Hawking se merece el reconocimiento de la comunidad científica, pero otros no”, afirma.

Noticias: ¿Cómo lo conoció?
Norma Sánchez: En 1979 hice en tiempo récord mi tesis del Estado, que es la más importante en Francia. Decidí enviársela, la vio y le gustó. Me invitó a un coloquio internacional en la Universidad de Cambridge y empezamos a trabajar. En ese momento afirmé que no estaba de acuerdo con una parte de su teoría.

Noticias: ¿En qué parte?
Sánchez: Decía que los agujeros negros, al terminar su vida, iban a dar información incompleta, en relación a la llamada “radiación de Hawking”. En 1999, y a través de la teoría de cuerdas, llegué a la conclusión de que los agujeros podían seguir irradiando y conservar toda la información. No tienen una explosión final ni ningún misterio.

Noticias: Hawking, casi 20 años después, reconoció que su enfoque era erróneo ¿Sintió satisfacción?
Sánchez: La satisfacción fue por los que continuaban con las especulaciones. Aún lo hacen y tienen más prensa. Creo que hay una colonización mental a través de líneas de trabajo o “modas” que siguen los físicos, aunque indiquemos que hay que cambiarlas. A veces se ignora la labor de un latinoamericano. Lo que más caro se paga es ser uno mismo. Si bien el verdadero Hawking se vio antes de su mediatización en los ’90, siempre fue fiel a la ciencia y tuvo los valores que yo llevo adelante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *