Libros / 5 de abril de 2018

Policial en serie y por millones

Coben se ubica con comodidad en el primer lugar de las listas de best-sellers de distintos países, junto a Lee Child.

Por

★★★1/2 Demoré mucho en leer al fin a Harlan Coben, un nacido en Nueva Jersey que impuso un personaje serial, el agente de deportistas y ex basquetbolista Myron Bolitar. No sé si el culpable de la demora será ese nombre. Calculo que en inglés el nombre sonará exótico, pero en español local uno lo asocia con la palabra “bolita”, lo cual le quita seriedad.
Coben se ubica con comodidad en el primer lugar de las listas de best-sellers de distintos países, junto a Lee Child, por ejemplo: globalmente vende millones de ejemplares. Aquí maneja con fluidez las vueltas de tuerca de la trama y el río de datos sobre los negocios, envidias y excesos del tenis, el deporte que ocupa el primer plano. Hay suspenso, hace reír, y que las páginas pasen con rapidez. Logra que uno no se vaya del libro, como me ha pasado con frecuencia con el multitudinario “policial nórdico”, por ejemplo.
Una tenista joven que ha fracasado en imponerse (pecado mortal en ese deporte) acude a Bolitar sin lograr contactarlo. Poco después muere baleada en la multitud que asiste a un partido importante. Están el característico policía cretino y torpe (con vestimenta colorida y guaranga), y los mafiosos feroces y crueles. También la diferencia entre una agencia pequeña y honesta como la de Bolitar y los grandes pulpos deportivos, que a veces aprovechan su peso para cometer abusos.
También aparece (como en otros casos de la serie) el peso del pasado: los casos resueltos a medias de ayer son los generadores de la violencia y el misterio de hoy en la actual policial estabilizada en volúmenes de más de cuatrocientas páginas. En las últimas páginas, el ritmo se acelera hasta quitarle peso al dibujo de los personajes y establecer carambolas familiares o políticas que bordean el lugar común del género y la inverosimilitud.
Sería hipócrita si no reconociera que la pasé muy bien mientras la leía. Como suelo pasarla también con alguna que otra serie de televisión que no está en el tope del arte de hacerlas, pero sí en el grupo no muy amplio de las que entretienen con fluidez y exigencia profesional. De todos modos, el próximo Coben que lea pertenecerá al grupo de las novelas no relacionadas con… Bolitar (me cuesta escribirlo sin reírme).

 

“Golpe de efecto”, de Harlan Coben. RBA,
395 págs. $ 325.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *