Personajes / 18 de abril de 2018

Herman Cornejo: “Bailar es una sensación de libertad”

Vida y obra de un bailarín superlativo. Carrera internacional, volver al Teatro Colón y el sueño de dirigir una compañía.

Pasión y libertad. Dos palabras que Herman Cornejo usa para definir su indisoluble vínculo con la danza. En una charla con NOTICIAS vía skype, el prestigioso bailarín argentino, que reside en Nueva York y es figura en el American Ballet Theatre, cuenta detalles de su vida en las ligas mayores del ballet. Al día siguiente volará a Buenos Aires para bailar “El Corsario” en el Teatro Colón junto a Maria Kochetkova, del San Francisco Ballet, con reposición coreográfica de Julio Bocca y dirección artística de Paloma Herrera, un lujo.

“Es una pasión tan grande que siento por el ballet, es lo que me mueve día a día. Ser bailarín es algo físico, emocional e interpretativo. Preparar un rol que requiere un estudio profundo del personaje me mueve a ir a trabajar. Hacer la clase, ensayar, el esfuerzo físico, todo está compensado por la actuación en el escenario. Llevo casi 23 años de carrera y es como si hubiese empezado ayer. Me siento muy fresco”, asegura sin dudar.

Noticias: ¿Qué siente cuando está por salir al escenario?
Herman Cornejo: Es el lugar donde más cómodo me siento. Interpretar otra persona es como extenderme la vida, como sentir que tengo varias vidas en una sola.

Noticias: ¿Cómo describiría la sensación de bailar?
Cornejo: Es una sensación de libertad. Mi persona toma vuelo para que entre otra. La danza es una forma de expresión, de comunicar una historia, un mensaje positivo y también una manera de desplegar la paz.

Cornejo nació en Mercedes, San Luis. Su padre fue mecánico de aviones de la Fuerza Aérea y su madre, ama de casa. No había antecedentes artísticos en la familia, sí gusto por la música clásica. A los 9 entró en el Instituto de Arte del Teatro Colón y a los 14, en la compañía de Julio Bocca. A los 16 ganó la medalla de oro en la Competencia Internacional de Danza en Moscú, siendo el bailarín más joven en obtener ese premio. Lo logró con dos semanas de preparación y un esguince en el pie. A los 17 entró en la Studio Company del American Ballet Theatre (ABT) y a los 18, en la compañía mayor. A los 19 fue ascendido a solista y a los 22, a principal. En 2013, recibió el Bessie Award por mejor bailarín de los Estados Unidos, el Benois de la Danse –considerado el Oscar de la danza– y el Positano, por mejor bailarín del mundo.

Noticias: ¿Cómo fue el camino hasta llegar al lugar que ocupa hoy?
Cornejo: Difícil, hay que entrenar duro para lograr un puesto principal. En mi caso todo pasó rápido y a temprana edad. Siempre me encantó entrenar largas horas. Hoy, después de 23 años, sigo haciéndolo.

Noticias: ¿Cómo es su rutina?
Cornejo: La clase en el ABT empieza a las 10.15 y dura hora y media; los ensayos son de 12 a 19. Esto es de martes a sábado. Si hay espectáculo, el ensayo termina a las 17; después hay tres horas de función toda la semana. Ahora venimos de un mes por los Estados Unidos y dos semanas por Singapur y Hong Kong.

Noticias: ¿Qué implica ser principal en el ABT?
Cornejo: Mucha responsabilidad, pero quise estar ahí, tenía tantas ganas de ser principal para interpretar esos roles impresionantes. Me siento agradecido por haber llegado.

Noticias: ¿Por ser principal tiene algún privilegio?
Cornejo: Puedo pedir semanas libres para trabajar con otras compañías en el mundo y puedo decir qué roles me gustaría hacer o no hacer.

Noticias: ¿Cuáles son sus escenarios preferidos?
Cornejo: El Metropolitan (de Nueva York) es mi casa, es especial. El Colón también. La primera vez que pude bailar allí, hace dos años, “La bayadera”, bajo la dirección de Maxi Guerra, fue un sueño hecho realidad.

Noticias: ¿Se adaptó bien a Nueva York?
Cornejo: Vine exclusivamente para entrar en el ABT, la ciudad iba por detrás, y me adapté rápido. En la compañía había más de veinte hispanos y fue fácil desarrollarme hablando español. Es una ciudad relativamente sencilla, encontrás tu sitio fácilmente. Después de veinte años la siento mi casa y, desde hace cinco, tengo la ciudadanía estadounidense.

Noticias: ¿Cómo es su mundo afectivo? ¿Está en pareja?
Cornejo: Estoy en pareja con una escritora con la que compartimos la pasión por el arte. En la compañía hay un clima familiar y tengo amigos, pero los personales, a los que puedo pedirles lo que sea, son dos argentinos, un fotógrafo y un compositor. Además mi madre se mudó de Boston a Nueva York, cerca de mi departamento, y es un placer molestarla para pedirle la cena. Ella maneja la marca de ropa de ballet que tenemos con mi hermana, Érica.

Noticias: ¿Érica sigue bailando?
Cornejo: Fue una destacada figura en el ABT y después en el Boston Ballet. Se retiró el año pasado y ahora hace presentaciones privadas como freelance y abrió un estudio de ballet en esa ciudad.

Noticias: ¿Le gustaría formar una familia? ¿Se ve en el rol de padre?
Cornejo: Me gustaría que el bebé llegara inesperadamente, por el amor y la pasión que siento con mi pareja. No me parece lindo elegir cuándo ser papá. Uno nunca está preparado para hacer algo hasta que lo hace.

Noticias: ¿Sigue dibujando y viendo fútbol en sus ratos libres?
Cornejo: Sí, me encanta dibujar y también salir al parque. Soy muy matero, tomar unos mates ahí o al lado del agua es un relax. Y el fútbol me gusta mucho, era una pasión de chico, jugué hasta los trece años.

Noticias: ¿Qué cosas importantes resignó por su carrera?
Cornejo: Mi carrera no me prohibió nada. Me dio cosas que no hubiera obtenido sin ella. Me permitió viajar, rodearme de cultura y de gente apasionante. Bailar con mi hermana, en una unión especial, compartir viajes y espectáculos con ella y momentos inolvidables con mi familia. Además, me enseñó una disciplina de vida y el respeto por el otro.

Noticias: ¿Quiénes son sus referentes en el ballet?
Cornejo: El primero fue Maximiliano Guerra. Supe que quería ser bailarín cuando lo vi en “Espartaco” en el Luna Park; yo tenía ocho años. Después, Julio Bocca me dio la gran oportunidad de entrar en su compañía; y Jorge Donn, quien abrió las puertas para el bailarín argentino. De los extranjeros, Vladímir Vasíliev.

Noticias: ¿Y sus partenaires preferidas?
Cornejo: Alessandra Ferri. La veía bailar con los más grandes, admiraba su trayectoria y cuando pude bailar con ella fue emocionante. Y mi hermana fue mi gran partenaire. Bailamos juntos en la compañía de Julio Bocca y en el ABT. Es la culpable de que entrara en este mundo. De chicos la veía en sus clases con el maestro Wasil Tupin y me encantaba.

Noticias: ¿Está al tanto de la danza en la Argentina y del reclamo por una ley que la ampare?
Cornejo: Sí. Quisiera ir más a la Argentina y al Colón. Hay que hacer más espectáculos. Es una lástima que se cierren compañías. Hay que mostrar lo mejor, no por hacer, que se haga cualquier cosa.

Noticias: Las compañías oficiales argentinas tienen pocas presentaciones durante el año.
Cornejo: Sí, es terrible. Con el ABT llegamos a hacer unas 150. Comparados con 20 o 40 del Colón es una diferencia abismal. Y sólo hablando de entrenamiento.

Noticias: ¿El ABT recibe aportes del Estado?
Cornejo: Es una compañía privada. Se sostiene con donaciones de personas o corporaciones que apoyan al arte. El dinero que recibe del gobierno es muy poco. Incluso muchos bailarines tienen sus propios sponsors. En mi caso, en los últimos cinco años ha sido Sheila Grant, una empresaria muy aficionada al ballet.

Noticias: ¿Los bailarines de su nivel ganan buen dinero?
Cornejo: Se gana bien para vivir. Pero si me comparo con un futbolista, un basquebolista o un tenista, yo estoy al nivel de (Lionel) Messi o de (Juan Martín) Del Potro, y, sin embargo, no gano lo mismo.

Noticias: ¿Piensa en su retiro y en qué hará después?
Cornejo: El retiro siempre estuvo en mi cabeza. Es una carrera corta, pero la vida del bailarín se está estirando cada vez más. El retiro está más en el cerebro que en el cuerpo. Voy a cumplir 37 y siento que los próximos cinco años van a ser los más fuertes artística y físicamente. Y en el futuro me encantaría ser director de una compañía.

 

Cecilia Escola

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *