Personajes / 25 de mayo de 2018

Sabrina Garciarena: “Con Germán no hay ningún tema tabú”

Con “El violinista en el tejado” debutó en el género comedia musical. Vida doméstica con Paoloski. Qué piensa del aborto y del feminismo.

Sabrina Garciarena

¿Vieron el video de la canción “Billie Jean”? ¿Ese en el que un Michael Jackson adolescente, de moño rojo y sin cirugías salvajes anda por una ciudad desolada, casi lúgubre, y a su paso se van encendiendo las baldosas? Algo similar sucede cuando Sabrina Garciarena llega a la puerta del Astral, teatro en donde interpreta a Tzeitel en el clásico “El violinista en el tejado”. La gente la reconoce. Las baldosas no se encienden pero casi seguro que porque ella no quiere.

Madre de León (4) y de Beltrán (11 meses), está en pareja desde hace años con el periodista y productor Germán Paoloski (43): el hombre por el que regresó a la Argentina luego de triunfar en Europa. “Teníamos muchos cortes por trabajo. Cuando iba a volver a España, me enteré de que estaba embarazada de León. Yo era una hormiguita viajera. Hoy que tengo dos hijos, siento que no me equivoqué. Estoy feliz de esa decisión”, reconoce Garciarena, que comparte con su novio –así se refiere a Paoloski, a quien tiene agendado como “Ger”– hasta las contraseñas.

Noticias: ¿En serio comparten las contraseñas?
Sabrina Garciarena: Sí, Germán es medio cuelgue, no sabe mucho de tecnología.

Noticias: Y a usted que es celosa le viene fenómeno…
Garciarena: (Sonríe en silencio). ¡Me calmé con los celos! Estoy más tranquila. Él se hace el que no, pero para mí está 100% atento a todo. Pero no estoy ni revisando yo ni él el mío.

Noticias: ¿Nunca revisó un teléfono?
Garciarena: ¡Sí! ¡El de él mil veces! Pero no por revisar. Hoy, por ejemplo, se quedó sin batería y agarró mi celular. “Te escribió tal”, me dijo.

Noticias: ¿Entonces confiesa que ha revisado el teléfono de Paoloski?
Garciarena: Sí.

Noticias: Convenimos en que está mal eso…
Garciarena: ¡No sé si está mal! ¡No busco algo puntualmente!

Noticias: Si revisa, busca algo. ¿No hay un punto ciego en la pareja?
Garciarena: Estuvimos mil veces separados, éramos amigos antes de ser novios, hay mucha confianza. Si nos escribe alguien incómodo, nos reímos, no hay un tema tabú entre nosotros. Con todos los defectos, estamos de acuerdo en que el mejor plan es estar juntos. Siempre es un buen plan ir a comer con él.

Noticias: Alguna vez dijo que él no la rema con los quehaceres domésticos. ¿Sigue siendo así?
Garciarena: Desde que empecé a ensayar me ayuda con los nenes. No lo hacía porque trabajaba mucho. Ahora se dio vuelta, yo trabajo un poco más. De hecho, hoy lleva a León al médico. Parece como si me hiciera un favor pero es 50 y 50. Antes era 10 y 90, ahora está parejo, lo que corresponde. ¡Es el papá! Para la casa, colaboramos los dos. Lógicamente cuando él trabajaba mucho, yo estaba a full. Ahora me cubre un montón.

Noticias: ¿Paoloski cambia el cuerito de las canillas?
Garciarena: No, pero busca a las personas que lo hacen. Además de periodista es productor, es resolutivo. Y yo armonizo la casa. Cuando él está nervioso, lo bajo. Él es más energético y yo soy más tranquila.

Noticias: ¿De qué signo es Paoloski?
Garciarena: De géminis y yo de cáncer.

Noticias: ¿Le presta atención a la compatibilidad de los signos?
Garciarena: Me gusta la astrología. Improviso la vida y soy intuitiva. Antes de hacer esta obra, hablé con mi astróloga, no para elegir –porque no me dejo influir– pero quería saber por dónde iba mi año.

Noticias: ¿Reconoce el momento exacto en que decidió ser actriz?
Garciarena: Iba en el 60 a un casting en Telefe. Mi día había comenzado distinto. Estaba frustrada con la profesión, tenía 19, había empezado a los 15 pero iba a castings y no quedaba, era chica pero creía que había hecho un montón. Tenía decidido que si no quedaba en ese casting, me iba a dedicar a otra cosa. Estaba relajada, esa seguridad de decir “no quiero pasarla mal” y que tenía que fluir o iba a ser otra cosa… los productores la vieron. A la productora le respondía como si fuese mi hermana, con respeto. Y quedé en ese casting, quizás el más difícil que había hecho en mi vida.
El papel era para “Culpable de este amor”. “La trama era densa, bien escrita y bien dirigida. Mi personaje era oscuro. Había una secta. Yo era una nenita salida de mama y papá, fue todo un desafío. Desde ahí, todo fluyó de manera mágica, con esfuerzo y entrega, pero fluía”.

Su padre es bioquímico y su madre odontóloga: “Me costó entregarme 100% a la actuación”, explica, y afirma que no se equivocó porque todavía siente la pasión del primer día. En “El violinista en el tejado” logró combinar, por primera vez, sus tres pasiones: canto, baile y actuación. Una apuesta que implicó un salto importante aunque reconoce que estaba preparada para darlo.

Noticias: ¿Qué le aporta hacer el personaje de Tzeitel?
Garciarena: Estoy debutando en la comedia musical, haciendo lo que siempre estudié. Me animé, la obra es hermosa, la música es excelente, el libro es fantástico y los compañeros son talentosos. Entré como diciendo: “Hola, es la primera vez que hago esto, ténganme paciencia”. Me respeté el proceso, los dos meses de ver qué onda, dar un poquito, guardar otro poco. Siento que llegué a donde quiero llegar.

Noticias: Hace unas semanas, al final de “Toc toc”, los actores hicieron un descargo a favor de la despenalización del aborto. Una persona del público se quejó. ¿Qué piensa del episodio?
Garciarena: Hay que separar: por un lado, lo que están haciendo las actrices es espectacular. Estoy de acuerdo con la despenalización del aborto. No estoy a favor del aborto sino de que lo despenalicen. Por otro lado, no sé si es el ámbito: si alguien quiere ver un espectáculo, por ahí no tiene ganas de que otro le imponga algo porque quizás esa persona no está de acuerdo y es respetable. Me daría cosa parar el espectáculo y hablar de eso, por ahí lo haría fuera del teatro. Es muy sensible el tema. Pagás por ver un espectáculo y quizás hay gente que no quiere escuchar eso.

Noticias: Parecería haber más de un feminismo. ¿De qué lado del movimiento se para?
Garciarena: El 8 de marzo fui a la marcha. No soy de las que agarran la bandera, soy bastante pudorosa con tomar la iniciativa pero estoy acompañando. Es un gran momento para nosotros, para que nos respeten y no naturalizar situaciones que no están buenas. También noto agresión de ambos lados. Cuando se pelean o agreden, no está bueno. Hay que aceptar también que otro no opine igual o que sea más neutro.

Noticias: ¿Ha sufrido situaciones de acoso o incomodidad?
Garciarena: Tengo una personalidad intuitiva. Cuando sentí que venía una situación del estilo, me adelanté y no atendí alguna llamada o dije que no podía ir a una reunión. No llegué a una situación al punto de tener que decir “no es no”. Siempre puse los límites que tenía que poner. Sí es cierto que antes uno tenía más miedo de decir ciertas cosas. Pero nunca estuve entre la espada y la pared.

Noticias: Es una usuaria activa de redes sociales. ¿Piensa dos veces antes de hacer una publicación sobre su vida privada?
Garciarena: Tengo un perfil privado y subo 8.000 fotos para mi familia. Del trabajo subo menos. Los papás de León somos conocidos: salí del sanatorio y había fotógrafos en la puerta, me pasó también con Beltrán. Lo expongo poco pero si voy a un lugar y me sacan una foto, está todo bien. Si hago una nota en casa y siento que no lo voy a perturbar, está bien. Hay una libertad total, él decide, nada forzado. Varias veces me pidieron llevar a León a un lugar y lo charlamos con Germán. Siempre pensando en León, lo que necesita y tenga ganas. Ni no lo muestro ni estoy todo el tiempo mostrándolo. Pero él va al supermercado y la gente le dice León, saben su nombre.

Noticias: Eso es loco.
Garciarena: Es raro. A veces pregunta: “¿por qué todos saben mi nombre?”, le explico que “mamá y papá trabajan en la tele”.

Noticias: Es la tercera de cinco hermanos. ¿Es cierto que sus padres le pusieron un número y un color a cada hijo?
Garciarena: Sí. ¡Mamá y papá son bastante raros! Papá es bioquímico, trabaja con los números. Y mamá, para que no nos peleemos, nos compró platos con distintos colores a cada uno.

Noticias: Usted era el amarillo, que es mufa en el teatro…
Garciarena: No creo en nada de eso. Soy cero supersticiosa. Creo en un montón de cosas pero no en esas: en Dios, los ángeles, vidas pasadas, pero en eso no.

Noticias: Tiene astróloga de confianza. ¿Fue alguna vez a algún asesor espiritual?
Garciarena: No, pero siempre estuve atenta a las energías. Y fui al psicólogo. El hecho de ir a terapia me leía mucho a mí misma. Ahora no voy más, me hice amiga de la psicóloga. No está bueno hacer terapia eternamente.

 Noticias: ¿Le pasó de decirle a la psicóloga que se quiere dar de alta y que ella le diga “entonces tenés que venir dos veces”?
Garciarena: No, pero… ¡nunca me dieron el alta!

 

Juan Bautista Torres López
@jbtorreslopez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *