Empresas / 3 de junio de 2018

En qué gastan los ricos

Los millonarios del mundo vuelven a elegir el arte como inversión en objetos de lujo y deseo, por encima de los autos y de los vinos.

Por

Una pintura muestra la serena cara de Jesucristo, la otra un caos de colores. Una fue pintada en el siglo XV por un Antiguo Maestro, la otra por un artista del grafiti de Nueva York que murió de sobredosis de heroína en 1988. Ambas generaron más de 100 millones de dólares.”

Con esas palabras arranca el capítulo sobre las inversiones en objetos de lujo y deseo de los ultrarricos del Wealth Report 2018. Este reporte, que va por la 12º edición, es un sondeo publicado por la consultora inmobiliaria de origen inglés Knight Frank.

A lo largo de 80 páginas, Knight Frank busca determinar en qué invierten los llamados UHNWI´s, sigla que se utiliza para denominar a los Ultra High Net Worth Individuals o los ultrarricos. Según Knight Frank, los ultrarricos son aquellas personas que tiene activos por más de 50 millones de dólares.

El Wealth Report toma varias fuentes, entre otras, la consultora Wealth X, especializada en investigar de fuentes públicas las fortunas de personas en 51 países. Según los datos del Wealth X, la población de ultrarricos creció 10% en 2017 a un total de 129.730. En la Argentina, país que cubre Wealth X, también crecieron los ultrarricos en el segundo año del gobierno de Mauricio Macri (ver recuadro).

Según el Wealth Report, el año pasado el arte volvió con todo en el mundo y está nuevamente al tope de las preferencias a la hora de las inversiones o el consumo de objetos de lujo y deseo. En realidad, los ultrarricos saben invertir y la mayoría de las veces estos objetos, lejos de ser una extravagancia, se transforman en una inversión de lo más rentable.

Y sin dudas la operación que más ruido hizo en 2017 fue la compra del cuadro de Leonardo Da Vinci ‘Salvador Mundi’ por 450 millones de dólares, lo que contribuyó a poner otra vez al arte por encima de inversiones de lujo como el vino o los automóviles de colección.

La cifra pagada por un comprador de Medio Oriente –dice Knight Frank- estableció un nuevo récord mundial, desplazando a ‘Las mujeres de Argel’, del español Salvador Picasso, por el cual se habían pagado 179 millones de dólares en 2015. Y eso que algunos críticos dudan de que el cuadro vendido en una subasta de Christie´s sea, efectivamente, el que pintó el maestro florentino.

El segundo golpe del año pasado fue dado por el cuadro ‘Sin Título’, pintado por el norteamericano Jean Michel Basquiat, por el cual el coleccionista japonés Yusaku Measawa pagó 110,5 millones de dólares en una subasta de la casa británica Sotheby`s.

Algunos años relegado por vinos y autos. En el Knight Frank Luxury Investment Index (índice de inversiones de lujo de la consultora), el arte había quedado relegado desde hace unos años por objetos como los vinos y los automóviles de colección. Pero ahora el arte está de vuelta, dice la firma británica, y esas ventas récord son nada más que la punta del iceberg.

¿Las razones? El mercado estuvo algo deprimido en 2016, pero ahora la demanda se está viendo apuntalada por la competencia de los museos nuevos por incrementar sus colecciones.
El Louvre abrió hace poco una sucursal en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) y está pugnando en muchas subastas para llenar sus vitrinas.

De acuerdo con la consultora Art Market Reserach (AMR), otra fuente que Knight Frank utiliza para elaborar sus índices, los precios pagados por cuadros en subastas crecieron un 21% respecto a 2016. Fue la categoría que más subió en el índice.

El vino de colección incrementó sus valores en un 11%; los relojes, en 5%; las monedas, en 4% y las joyas, en otro 4%. Los automóviles de colección registraron precios apenas 2% en promedio más altos que en 2016 y las estampillas subieron sólo 1%.

Los diamantes de colores no registraron mejoras en su valoración promedio, pero se produjo una operación que hizo mucho ruido en el mercado con la compra de ‘La estrella rosa’, una gema de 59,6 kilates, por la cual se pagaron 71 millones de dólares.

¿Por qué gastan los ricos en estos objetos? Según un sondeo entre los UHNWI´s, las principales razones para realizar inversiones en objetos de lujo son cinco y varían entre la razón y la pasión.

En primer lugar está el puro placer de ser dueño de un objeto único. La segunda es mucho más racional y tiene que ver con la apreciación del capital invertido. Normalmente, a largo plazo comprar un cuadro o un reloj de colección termina siendo una buena inversión. A veces los ricos parecen gastar con extravagancia, pero lo cierto es que la mayoría de las veces no tiran el dinero, sino que lo hacen multiplicar.

La tercera y la cuarta razón también son económicas, y tienen que ver con que normalmente representa un resguardo seguro para el capital y una buena forma de diversificar las inversiones.

Por último, el quinta motivo que es también emocional, pero al final del día seguro que a muchos ultrarricos les sirve para atraer más negocios: comprar estos objetos otorga estatus entre los pares. 

 

Comentarios de “En qué gastan los ricos”

  1. Salvador Mundi???? Yo hubiera jurado que era “Salvator mundi”….
    Ahora, que me han dejado frita con eso de que a ‘Las mujeres de Argel’, lo pintó Salvador Picasso…. cualquiera sabe que en realidad fue una obra “a cuatro manos” entre Joan Dalí y Pablo Miró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *