Teatro / 28 de junio de 2018

Un clásico para toda la familia

El argumento se sitúa en una aldea judía de la Rusia de 1905: el lechero Tevye (Raúl Lavié)lucha para superar las adversidades cotidianas.

Por

★★★★ “Si yo fuera rico… no importaría si mis respuestas fueran ciertas o falsas…se creerían que lo sabes todo”, canta el personaje principal de “El violinista en el tejado”, musical estadounidense con partitura de Jerry Bock, libro de Joseph Stein y letras de Sheldon Harnick, estrenado en Broadway, en 1964, basado en un cuento del escritor ruso Sholem Aleijem. La cartelera porteña conoció montajes con protagonistas memorables como Raúl Rossi y Pepe Soriano pero esta reposición no se queda atrás.
El argumento se sitúa en una aldea judía de la Rusia de 1905: el lechero Tevye (Raúl Lavié), hombre honrado, dedicado a cumplir su trabajo contra viento y marea, lucha para superar las adversidades cotidianas. Tiene cuatro hijas, tres en edad de casarse y, junto a su esposa Golde (Julia Calvo), busca los mejores pretendientes. En ese pueblo sometido a injusticias de la opresión zarista, antiguas tradiciones y el pintoresquismo se enfrentan con la mentalidad renovadora de jóvenes ilustrados. Estos nuevos aires suavizarán la férrea mano del patriarca quién llegará a dudar si, luego de 25 años de convivencia, es el amor o la costumbre lo que lo une a su mujer. Sin embargo, los acontecimientos sociales acentuarán las diferencias al punto de tener que emprender el éxodo, en busca de otro destino.
La lograda puesta de Gustavo Zajac, que ya dirigió una versión en Seúl, encuentra en su equipo creativo un gran apoyo: la escenografía de Andrea Mercado alcanza la síntesis ideal para los diferentes espacios requeridos, aunque se extrañan los habituales paisajes inspirados en pinturas de Marc Chagall; las luces de Gonzalo Córdoba rescatan matices idílicos; y resulta acertado el vestuario de Alfredo Miranda.
La dirección musical del joven Mateo Rodó y la vocal de Sebastián Mazzoni contribuyen al lucimiento de un elenco de notable y homogénea calidad en el que el inmenso Lavié vuelve a demostrar su capacidad vocal e histrionismo. No le van en zaga Calvo, Sabrina Garciarena, Patricio Arellano, Florencia Otero, Omar Calicchio y Germán Tripel. Finalmente, Adriana Aizemberg, como la casamentera, aporta una presencia y gracia impecables. Para disfrutar en familia.

 

“El violinista en el tejado” de Stein, Bock y Harnick. Con Raúl Lavié y elenco. Dirección: G. Zajac. Astral, Av. Corrientes 1639