Política / 8 de julio de 2018

La familia kirchnerista del obispo que cruzó a Vidal y a Stanley

Jorge Lugones es obispo de Lomas de Zampora. Su cruzada contra el Gobierno lo llevó a las primeras planas en tan sólo semanas. Desaparecidos, un intendente y un premio a Roberto Navarro.

El obispo Jorge no es el único miembro destacado de su familia. Hijo de un padre que trabajaba en el Estado y que murió de joven, y de una madre docente, se mudó de su 25 de mayo natal a La Plata, para estudiar. El mismo periplo repitieron sus cinco hermanos, y lo mismo haría luego Felisa Martínez, su madre. Pasaron por varias pensiones hasta que se instalaron en la intersección de las calles 6 y 64, donde el 3 de diciembre de 1976 diez hombres entraron a buscar a Carlos Eduardo, hermano de Jorge. El joven de 21 años estudiaba medicina y militaba en la Juventud Peronista, la cara visible de Montoneros. Desapareció y sus restos fueron recién identificados en el 2009. Felisa, en esos años, se transformó en una de las primeras madres en reclamar por la aparición de su hijo secuestrado.

En 2010, el intendente platense decidió homenajear a Carlos y nombrar a la intersección donde vivía con su nombre. No sólo por su final trágico, sino porque el joven desaparecido era su tío. Es que Pablo Bruera, que estuvo del 2007 al 2015 al frente del municipio de La Plata por el FPV, es hijo de Marta Lugones, hermana de Jorge y de Carlos. El apellido Bruera saltó a la fama, además del intendente, por Mariano, que a mitad del 2017 cayó preso acusado de “asociación ilícita” por pedir coimas a cambio de habilitar lotes del Pro.Cre.Ar. El otro Bruera, Gabriel, es hoy concejal platense por el kirchnerismo.

El obispo Lugones tiene otro hermano reconocido. Es Luis, el actual presidente del PJ de La Plata, que fue conocido, en los primeros días del milenio por ser el interventor designado por Eduardo Duhalde para la Policía Bonaerense. “Lucho”, como lo conocen en la ciudad de las diagonales, es un kirchnerista acérrimo que le entregó el premio “Rodolfo Walsh” al periodista Roberto Navarro el año pasado, por parte de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata.