Sociedad / 11 de julio de 2018

Quién es el lobista de Angelici que desafía a Julio Grondona

Christian Bragarnik tiene que encontrar una salida a bajo costo para el DT. Pasado bizarro y anillo grondoniano.

Por |

Bragarnik tiene un anillo similar al de Julio Grondona, aunque con la frase cambiada. El ya célebre “Todo pasa” fue reformado: “No pasa nada”.

Nadie hubiera imaginado que alguien que es dueño de un videoclub vaya a convertirse, 20 años después, en un hombre clave del fútbol argentino, capaz de firmar contratos millonarios en dólares. Y que, tras la mala actuación de la Selección en el Mundial, tenga en sus manos el futuro de la albiceleste. Pero esto es lo que le ocurrió a Christian Bragarnik, el influyente de moda, con conexiones poderosas en el ambiente futbolístico. Hombre cercano al vicepresidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Daniel Angelici, Bragarnik fue el encargado de gestionar la llegada de Jorge Sampaoli como director técnico de la Selección en el 2017 y ahora debe lograr que el entrenador deje su cargo, pero sin que la AFA le pague los más de 10 millones de dólares de la cláusula de rescisión de su contrato.

Desde las sombras, el fútbol argentino tiene un nuevo hombre clave que suma poder de la mano de Angelici. Tanto que incluso se anima a desafiar a Julio Grondona. Porque si el fallecido dirigente hizo popular la frase “Todo pasa” y hasta la llevaba en un anillo, Bragarnik invierte la fórmula: “No pasa nada”, afirma la leyenda que luce en su dedo anular este dirigente sin cargo. Sin exposición y lejos de los flashes, su injerencia a la hora de la toma de decisiones crece.

Bragarnik junto a su amigo Angelici en el último sorteo de la Copa Libertadores, en Paraguay.

En el vuelo de vuelta de Rusia, Sampaoli charló con el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, y le pidió continuar en su cargo de cara a la Copa América a disputarse el próximo año en Brasil e incluso cumplir la totalidad de su contrato que abarca hasta el Mundial de Qatar, en el 2022. Sin embargo, el DT no cuenta con el aval ni la banca de los dirigentes para seguir al frente de la Selección nacional. Tanto Tapia como Angelici, su principal valedor, están defraudados con el rendimiento y el nivel de Sampaoli y lo quieren afuera del equipo. Además, saben que el DT no cuenta con la simpatía del público y no quieren pagar el costo de mantenerlo en el cargo.

Así se plantea un extraño escenario. La AFA quiere echar a su DT pero no quiere pagarle la indemnización, por apuesta al operativo desgaste y busca que Sampaoli renuncie. El técnico, en tanto, quiere seguir al frente de la Selección. Posiciones irreconciliables. Como si fuera un tenso matrimonio arreglado, dirigentes y DT están forzados a convivir.Llegados a este punto sin retorno es que la figura de Bragarnik vuelve a cobrar protagonismo como el único capaz de lograr la ida de Sampaoli sin pagar una fortuna. Él es quien tiene la llave, a través de sus contactos futbolísticos en Argentina y México.

Según confirmaron a NOTICIAS fuentes conocedoras del ambiente futbolístico, el representante lograría una salida elegante: un nuevo trabajo en otro equipo. Un dirigente consultado por este medio fue más allá y arriesgó destinos: “Están viendo de colocarlo en uno de los clubes grandes de México o ver qué pasa con las selecciones de Perú, Colombia”. Justamente dos países que vienen de tener técnicos argentinos y con futuro incierto tras el Mundial. También se analizan las posibilidades de colocarlo en equipos como México, Costa Rica o, incluso, el de Estados Unidos. Un colega de Bragarnik explica: “Él no tiene mucha llegada al mercado europeo, que es el de más vidriera, pero se maneja en México donde tiene contratos muy importantes”.

De abajo. Cuando, en mayo del 2017, la comitiva de la AFA viajó a Sevilla para que Sampaoli firmara como nuevo entrenador, Bragarnik participó de la negociación. Ya se había reunido con los dirigentes de la AFA para lograr la llegada de su representado Sebastián Beccacece como ayudante de campo, pero en suelo español su trabajo siguió. “Participó de la negociación. Se sentó a la mesa como un directivo más”, explicó un dirigente del fútbol local. Otros aseguran que Bragarnik ofició, incluso, como asesor de Sampaoli y que los dirigentes de AFA sólo viajaron a firmar.

Él negó cualquier tipo de injerencia: “Ni Tapia ni Angelici necesitan un consejo mío. En Sevilla comí una noche con ellos, porque estaba ahí por otros asuntos”, aclaró, aunque el nombramiento de otro representado suyo, Jorge Burruchaga, como manager de la Selección, no hizo más que aportar sospechas.

Azar. Abogado egresado de la Universidad de Flores, hincha de Vélez y discreto jugador de Yupanqui y J.J Urquiza en la primera D en la década del 90, Bragarnik entró al mundo de la representación de futbolistas casi de manera fortuita: dueño de un videoclub, filmaba y editaba imágenes de jugadores y llegó a armar una videoteca con más de 10 mil tapes. Con tanto material, comenzó a ofrecer a los representantes el armado de compilados de jugadas y de allí no paró. En el 2002, se largó solo y logró su primera transacción con la venta de Mariano Monroy de Talleres de Córdoba a Irapuato de México. Al año, ya se había convertido en presidente de otro club azteca, el Querétaro, en representación de un grupo empresario que tiempo después fue ligado al narcotráfico. Su carrera en los despachos comenzó a crecer en el país de los mariachis y, en paralelo, en la Argentina, con una cartera de clientes cada vez mayor. Con el tiempo, se relacionó con la familia de Jorge Hank Rhon, ex alcalde de Tijuana y hombre fuerte de esa ciudad fronteriza. Bragarnik llenó el equipo local, Xolos, de jugadores representados por él.

En el fútbol local también se volvió un hombre fuerte. A través de Score Fútbol, su empresa, ingresó en casi todos los clubes de la primera división. “El problema no es que acerque jugadores, sino que le entregan el club para que tome decisiones. Hace y deshace a su antojo”, apuntó un dirigente. Es que Bragarnik pisa fuerte en muchos clubes y en algunos ejerce de gerenciador, como es el caso de Defensa y Justicia: “Lo vi hasta dar indicaciones tácticas y contradecir al técnico”, apunta alguien cercano al club de Florencio Varela.

Bragarnik junto a Héctor “Tito” Villalba y Darío Benedetto, dos de sus representados.

Pero la llegada de Bragarnik a las grandes zonas de influencia se produjo a través de Angelici. “Se conocieron y enseguida empezaron a trabajar juntos”, detalla un allegado. Es que Bragarnik fue el artífice del ingreso de Darío Benedetto a Boca y desde allí construyeron una fructuosa sociedad. Pronto llegaría otro jugador del América de México a Boca, Paolo Goltz, y la sintonía entre el amigo de Macri y el representante aumentó. Tanto, que Defensa y Justicia recibió jugadores a préstamo sin cargo del club de la ribera, incluso al prometedor juvenil Andrés Cubas, por el cual otros clubes estaban dispuestos a pagar. “Bragarnik se convirtió en el brazo ejecutor de Angelici”, detalla otro dirigente de un club de primera.

Cotización. “Al fútbol lo voy a manejar yo. La lista la encabeza ‘Chiqui’ Tapia y el resto son todos hombres míos”. Así le dijo Angelici a un dirigente cercano a Marcelo Tinelli cuando el Gobierno decidió soltarle la mano, previo a la escandalosa elección de AFA que terminó 38-38. El delfín macrista tenía el mandato de quedarse con el comando del fútbol y lo logró. En el entramado que gestó Angelici para forjar su poder, Bragarnik se convirtió en un importante asesor sin cargo.

En Boca tiene cada vez más llegada e incluso se lo pudo ver cerca de su amigo Angelici en el último sorteo de la Copa Libertadores realizado en Asunción, Paraguay. Más aún, la reciente compra del pase de Mauro Zárate estuvo signada por polémicas. El delantero de Vélez fue adquirido por Boca luego de que el propio jugador rompiera relaciones con su hermano Rolando, su representante y con la asesoría de Bragarnik firmara para el equipo de Angelici. El dirigente le prometió integrar la Selección. En esta trama, Bragarnik fue el arquitecto de la llegada del refuerzo estrella.

Desgaste. El futuro de Sampaoli sigue siendo una incógnita: “Se van a tomar tres o cuatro semanas para ver qué hacer. Pero la AFA no está dispuesta a poner un peso”, confirmaba un allegado a Tapia. pero antes de cumplirse el término, Tapia y el técnico de la Selección se reunieron (días antes había renunciado de común acuerdo su cuerpo técnico) y se decidió que Sampaoli quedara a cargo de la selección sub 20. En ese contexto el operativo para desgastar al DT y que desista en su idea de mantenerse en el cargo ya está en marcha. “El mecanismo es ‘bombardear’ a través de los medios para que pierda crédito y no le quede otra que irse”, comentan sobre la estrategia de la cúpula de AFA. La danza de nombres de sucesores no hace más que empujarlo hacia la salida, muentras Bragarnik sigue tejiendo sus contactos en busca de llevarlo a la Selección de otro país.

Pero la cláusula de más de 10 millones de dólares sigue ahí. Será responsabilidad de Bragarnik, nuevo hombre fuerte del fútbol nacional, lograr una salida elegante y ahorrarle ese gasto a la AFA. Él gestionó la llegada de Sampaoli y deberá ser el arquitecto de su salida, haciendo gala de sus contactos e influencia. El tiempo dirá si la situación se agrava o se cumple su mantra: “No pasa nada”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *