Vida Gourmet / 27 de julio de 2018

Chilecito: un destino turístico lleno de sabores e historia

Segunda ciudad de La Rioja y parada obligada en el trayecto de la Ruta 40, la ciudad de Chilecito es uno de los spots turísticos más atractivos del NOA. Acá una selección de las mejores cosas para hacer en esta ciudad.

Paisajes increíbles, buena gastronomía y lugares con historia. Que Chilecito sea uno de los lugares más visitados de la provincia de la Rioja no es del todo sorprendente. Segunda ciudad en importancia en la provincia y una de las regiones más aptas para las plantaciones de vid y oliva, esta ciudad ubicada en el Valle de Famatina es uno de los puntos obligados en el trayecto de la Ruta 40 y un destino ideal para todo tipo de público. Del turismo enológico que llega siguiendo el camino del vino en bodegas y viñedos a la famosa Mejicana, una mina que en 1900 tuvo un CableCarril de más de treinta kilómetros, pasando por la Cuesta de Miranda, sobran visitas y recorridos que en las vacaciones de invierno suman el plus de las temperaturas amables. Ricos vinos, soles asegurados, paisajes soñados y esta lista de visitas que vale la pena hacer.

Bodega La Riojana

Por su altura, luminosidad y clima, la región de los valles de Famatina demostró ser un excelente territorio para la producción de vinos. Desde 1940 que en la ciudad de Chilecito funciona la bodega La Riojana, una Cooperativa Vitivinifrutícola que hoy tiene más de 400 asociados y representa el 80 por ciento de la producción de la provincia. De los vinos Raza Argentina a Santa Florentina, las etiquetas que salen de esas más de 4 mil hectáreas de viñedos son muchas y muy variadas. Famosos por su Riojano, en su bodega se elaboran también vinos Malbec, Syrah, Chardonnay, Bonarda, Merlot, y PinotNoir. Visitar la bodega con una guía y degustar los vinos es una excelente experiencia.

Leer también: Tres pasos para catar un vino como un sommelier profesional

¿Cómo llego? La bodega está en la calle La Plata 646 ( a seis cuadras de la plaza principal) y se puede visitar de lunes a sábado de 10 a 16. Luego de la visita guiada, los turistas pueden degustar sus espumantes, vinos, jugo de uva Torrontés Riojano, y sus aceites de oliva. Pueden también adquirir los productos en el salón de exposición y venta.

La Mejicana.

Uno de los puntos ineludibles para el que visita la provincia de la Rioja es la visita a la mina “La Mejicana”, famosa por su Cable Carril de 35 kilómetros de trayecto a 4.500 metros de altura. La decisión de construir este transporte aéreo que permitiera trasladar minerales a la ciudad de Chilecito hubiera sido ambiciosa hoy, lo fue mucho más a principios de 1900. El sistema que desarrolló una empresa alemana, funcionó hasta 1926 (momento en que los ingleses que explotaban la mina se fueron del lugar). Recuperada por la municipalidad y declarada monumento histórico nacional, hoy La Mejicana y las estaciones del Cable Carril son parte del circuito turístico. En la primera estación del Cable Carril hoy está el museo y en la segunda, el restaurant El Gran Pez. Más arriba ya no hay lugares para comer ni comprar nada y la excursión suele llevar un día: hay que ir preparado con comida y bebidas.

Leer también: Cuáles con las seis cepas que producen los mejores vinos argentinos

¿Cómo llego? Las excursiones a la mina salen de Chilecito o de Famatina (en la Estación 9 del Cable Carril), se puede ir hasta ahí en auto pero de ese último pueblito en adelante, solo se accede con 4X4, cuatriciclo o moto.

La Cuesta de Miranda.Sobre la mítica Ruta 40, unos treinta y cinco kilómetros al Oeste de la ciudad de chilecito, nace este trayecto de 12 kilómetros que se conoce como la cuesta de Miranda. Los caminos de cornisa en el ripio con sus curvas abiertas a paisajes únicos y puntos panorámicos, la famosa quebrada del Río Miranda y el Bordo Atravesado con su vista panorámica de las Sierras de los Tajardos (Parque Nacional Talampaya)y los colores del Valle Famantina hacen que cada kilómetro del circuito valga la pena.

¿Cómo llego? La cuesta de Miranda está a unos 35 kilómetros de Chilecito y se puede acceder en cualquier auto: el primer tramo está pavimentado pero la mayoría del recorrido de 12 kilómetros es de ripio. Para quienes no tienen auto o no se sienten suficientemente seguros como para manejar en cornisa, hay muchas agencias que ofrecen esta excursión de medio día.

Circuito de capillas e iglesias históricas. Fundada en 1715, es esperable que la ciudad de Chilecito tenga una historia colonial y religiosa de mucha tradición. De los jesuitas que evangelizaron a los pueblos originarios de la región a las grandes iglesias, los templos que se reparten por la región de Chilecito son muchísimos y de lo más variado. Sin embargo, entre ellos hay una lista destacada a los que se declaró Patrimonio Histórico por su antigüedad y su relevancia arquitectónica. La Capilla de San Nicolás, a 5 kilómetros de la ciudad sobre la ruta 40, con su altar mayor barroco colonial, la capilla de Santa Clara del siglo XVIII con sus puertas de algarrobo talladas la de la Inmaculada Concepción en Malligasta y la de San Vicente Ferrer en Nonogastay y  la de San Buenavetura (la más antigua y más alejada, a unos 40 kilómetros) son algunas de las ocho capillas del circuito.

Leer también: ¿Mito o verdad?: Una copa de vino por día hace bien a la salud

¿Cómo llego? El recorrido se puede hacer en auto (es lo más recomendable) pero el que no dispone de uno puede llegar a algunas de ellas caminando o en bicileta. La capilla Nuestra Señora de La Merced, por ejemplo, está a 1 km del centro.

Viñedos del Valle Famatina, Bodega la Riojana. Completando el circuito del turismo enológico, el recorrido por los viñedos es uno de los paseos más lindos de Chilecito. Cielos azules y cientos de hectáreas de viñas y olivos dan lugar a unos paisajes únicos a lo ancho del Valle que se encuentra en la región del medio entre el Valle del Bermejo y el Valle Antinaco. De las enormes extensiones de viñas de Torrontés (variedad oriunda de esta zona) a las más jóvenes, el recorrido por los viñedos con sus cerros nevados en compañía de un guía formado es un paseo obligado. Las visitas guiadas son coordinadas por especialistas en turismo del vino y además de los datos concretos sobre elaboración y crianza y paseo por el lugar incluyen degustaciones e incluso almuerzos exclusivos en el corazón de las fincas para quienes lo piden.

Leer también: Cómo preparar cuatro recetas autóctonas del Noroeste Argentino

¿Cómo llego? La bodega está en el centro pero las reservas también se pueden hacer vía mail (turismo@lariojana.com.ar) o por teléfono (03825-423150 int: 116-151).

En esta nota: ,

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *