Política / 6 de agosto de 2018

Persecución y paranoia, la tarde en que Baratta se asustó

No era un miércoles “de recaudación” como todas las semanas, era un jueves. Según relata el chofer Centeno, fueron a buscar una plata “de Goycochea” pero algo sucedió después. El pedido de De Vido.

Por

Cuaderno 6 de Oscar Centeno
Hoja 4 del cuaderno 6 de Oscar Centeno.

Esta vez era diferente. No era como las anteriores, ni tampoco era un “miércoles de recaudación”. Era un jueves. El 27 de mayo a las 14.55, según describe Oscar Centeno en su cuaderno número 6, llevó a Baratta y al Ingeniero Ezequiel García, exdirector de Energías Renovables, hasta un domicilio en Azucena Villaflor y Aimé Paine, en Puerto Madero.

“Buscan a Goycochea”, preguntó una persona en el lugar, haciendo referencia al directivo de la empresa Isolux, Juan Carlos de Goycoechea, que está “imputado colaborador” por la cuadernos de la coimas. “Nos hacen bajar al segundo subsuelo. Ahí había otra persona al lado de un Passat Gris claro y nos piden que pongamos el auto nuestro a la par”, relató Centeno de puño y letra en su cuaderno.

García, precavido porque podía haber cámaras, se ofrece a bajar a buscar el dinero, describe el chofer. Rápidamente se vuelve a subir al auto “con un bolso con 1.300.000 dólares”, precisó Centeno en sus manuscritos. Y salieron.

En el relato, el chofer recuerda que fueron prevenidos de un control de prefectura pero Baratta no se hizo problema: “Tenemos el cartel oficial de libre circulación”. Iban al encuentro de Hernán Gómez, el exasesor del ministerio de Planificación, que “estaba con otro bolso de una recaudación antigua”.

“Cuando llegamos a la altura de Retiro le digo al Lic. que nos están siguiendo una Toyota Hilux y me dice que los pierda, que los deje atrás. Acelero y me tiro a la derecha y me escapo”, relata Centeno. Preocupado, Baratta lo llama a Fabián Gómez, el jefe de los custodios de De Vido, primero, y luego al mismísimo ministro de planificación. “Tengan los ojos bien abiertos y salgan de la zona”, le dijo De Vido por teléfono a Baratta, según describe Centeno en su sexto cuaderno.

Más tranquilos, se fueron para el departamento de Baratta en Coronel Díaz y ahí se encontraron con Hernán Gómez. “Nos dicen que vayamos a dar unas vueltas y volvamos. Lo esperé en la esquina de siempre y después lo llevé al Lic y a García al ministerio de vuelta”.

(*) Editor ejecutivo digital

 

Uno por uno los cuadernos de Centeno:
-Los cuadernos completos del #ChoferGate: “Convenor 1”
-Los cuadernos completos del #ChoferGate: “Gloria 2”
-Los cuadernos completos del #ChoferGate: “América 3”
-Los cuadernos completos del #ChoferGate: “América 4”
-Los cuadernos completos del #ChoferGate: “Gloria 5”
-Los cuadernos completos del #ChoferGate: “América 6”
-Los cuadernos completos del #ChoferGate: “Rivadavia tapa dura 7 – En la página 22 aparece Ángelo Calcaterra”
-Los cuadernos completos del #ChoferGate: “Gloria 8”

Escuchá más audios exclusivos de la ex de Centeno, acá:

-“Los cuadernos estaban en la habitación”
-“Se enojaba con Baratta porque le tiraba migajas”
-“Él hablaba más con Néstor (Kirchner)”
-“Él guardaba los cuadernos por que…”
-La ex de Centeno cree que escribió todo “para…”
-“Él empezó trabajando con la mamá de De Vido”

 

2 comentarios de “Persecución y paranoia, la tarde en que Baratta se asustó”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *