Economía / 23 de agosto de 2018

Quiénes son los socios del club de la obra pública que hacen negocios con Macri

Esuco, Perales Aguiar, Vial Agro, Losi, Iecsa -que Mindlin rebautizó como Sacde- y Cartellone figuran entre las de mayores contratos. Chediack, Equimac y Coarco también ganaron proyectos.

Por

En 2004, el arquitecto (Julio) De Vido me citó en su despacho y me dijo que por orden del Presidente (Néstor Kirchner) debía garantizar el éxito, acorde con los intereses del Gobierno, de las licitaciones públicas”, se arrepintió el 9 de agosto el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) y dueño de Esuco, Carlos

Wagner, ante el fiscal Carlos Stornelli en la causa de los cuadernos. “La obra pública iba a ser uno de los métodos de recaudación de dinero para los gastos políticos. A modo de ejemplo, llamada una licitación, los interesados compraban los pliegos y se reunían en distintos lugares para determinar el ganador. Uno de los lugares era en Venezuela 736, piso 3, de esta ciudad, donde funcionaba la Cámara de Empresas Viales, y otros lugares más informales”, continuó Wagner antes de recuperar la libertad después de siete días respirando el aroma tumbero.

“Entre varias de las empresas puedo nombrar Perales Aguiar, Vial Agro, Biancalani, Losi, Fontana Nicastro, Marcalba, Iecsa, Chediack, Equimac, Coarco, Cartellone, Vialco”, prosiguió quien presidiera la cámara en tiempos K. En 2004, Iecsa pertenecía a Franco Macri, que en 2007, ante la asunción de su hijo Mauricio como jefe de Gobierno porteño, la transfirió en cómodas cuotas a su sobrino Angelo Calcaterra y que en 2017 fue vendida a Marcelo Mindlin, dueño de Pampa Energía. Aquel era el club de la obra pública K, pero todas ellas eran compañías de larga trayectoria (ver infografía) que en su mayoría continúan ganando licitaciones bajo el gobierno de Macri.
Nada cambia. “Siempre hubo un cartel de la obra pública”, recuerda un ex ministro kirchnerista. “¿Las empresas van a devolver la plata como hicieron en Brasil por el Lava Jato?”, se pregunta.

El ex director nacional de Vialidad y actual ministro de Energía, Javier Iguacel, se jactó en mayo pasado ante NOTICIAS de haber roto el “club de la cámara y el de la camarita”, en referencia a la de la construcción y a la de las empresas viales. Pero un ex ministro de Cambiemos advierte: “El club no lo rompió porque siguen ganando las mismas empresas”. En el ranking de las 32 constructoras con más contratos del gobierno de Macri entre 2015 y 2017 figuran Esuco, Perales Aguiar, Vial Agro, Losi, Iecsa -que Mindlin rebautizó como Sacde- y Cartellone.

Iecsa había sido fundada por Franco Macri cuando forjaba buenos negocios con la última dictadura militar. El padre del Presidente se alejó de la constructora para evitar conflictos de interés con su hijo o represalias de los Kirchner, que ya le habían quitado el Correo, pero usó, por ejemplo, sus contactos chinos para asociar a la asiática Sinohydro con Iecsa y el empresario K Lázaro Báez, encarcelado hace dos años, en la licitación de las represas de Santa Cruz. El kirchnerismo adjudicó finalmente aquella obra a la china Gezhouba y Electroingeniería, del recientemente arrestado Gerardo Ferreyra, kirchnerista pero de mayor trayectoria que Báez. A pedido del Gobierno, Gezhouba analiza comprarle a Electroingenería su parte en esa obra.

Iecsa logró que Macri le reactivara el soterramiento del Sarmiento, obra cuestionada por las coimas de su socia Odebrecht. Bajo el nombre de Sacde, se quedó con gasoductos. Antes de la venta a Mindlin, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le dio el principal tramo del Paseo del Bajo.

Franco Macri no fue citado a declarar en el caso cuadernos. Sí su sobrino Calcaterra, arrepentido de un supuesto aporte ilegal de campaña por 200.000 dólares. En los cuadernos figura que puso 8 millones. También fue indagado este 14 de agosto por el caso Odebrecht.

En 2008, Electroingeniería compró Vialco y poco antes Báez se quedó con la chaqueña Biancalani. Ninguna figura entre las contratistas de la era Macri.

Esuco ganó con Macri la construcción de un depósito ferroviario, en sociedad con dos empresas del ranking de las triunfadoras de la era Cambiemos: Eleprint, del actual presidente de la Camarco, Gustavo Weiss, y Supercemento, de Carola von Waldenfels y Lucca Astolfoni. Bajo este gobierno, Cartellone, una de las principales constructoras del país, se quedó con una autopista en Santa Fe, en alianza con Supercemento, y en 2018 con un corredor vial de PPP (participación pública-privada) entre las provincias de Buenos Aires y Mendoza. Su ex CEO, “Tito” Biagini, está procesado por las coimas de Odebrecht.
Más obras. La compañía de Juan Chediack, otro ex presidente de la Camarco arrepentido, se quedó en la era Macri con obras en el río Salado, en sociedad con Helport, la constructora de Eduardo Eurnekian que figura en el ranking macrista. Perales Aguiar pertenece a Rodolfo Perales, ex presidente de la Cámara de Empresas Viales. Con Macri ganó las obras del ferrocarril Belgrano Norte y de una autopista en Córdoba, en este caso en alianza con otra del ranking de esta era, CRZ, de Santiago Clusella.

Vial Agro pertenece a los Quantín, de la ciudad bonaerense de Tres Arroyos. El Gobierno le adjudicó obras del Belgrano en Chaco y Santa Fe junto con Guerechet, otra ganadora de esta era, y uno de los corredores PPP, en alianza con Paolini y la italiana INC.
Losi es de Luis Losi, pero ahora es administrada por su hijo Gabriel y su yerno, Carlos Galuccio, hermano del ex presidente de YPF. Con Macri ganó obras de los ferrocarriles Belgrano y Urquiza y en rutas de Santa Fe y Córdoba, en sociedad con Pietroboni, otra del ranking macrista.

Equimac, de Silvio Mion, ganó una obra de AYSA en la era Macri. Coarco, de Patricio Gerbi, se quedó con otra de AYSA, una del puerto de Buenos Aires y una del ferrocarril Roca.

Fontana Nicastro, de Pablo Gutiérrez y María Andrenacci, no recibió obras de Cambiemos. Tampoco Marcalba, que pertenece al padre de aquella empresaria, Alberto Andrenacci, y a Alejandro Radetic, famoso por filmarse a toda velocidad por la 9 de Julio y por sus fotos con armas largas y mujeres pulposas.