Showbiz / 23 de agosto de 2018

Seleccionado de ballet: el dream team global

En el último fin de semana de agosto regresa la Gala Internacional de Ballet de Buenos Aires, un éxito con 8 años de sold out.

Por

Adiarys Almaida y Taras Domitro, bailando para el Orlando Ballet. Volverán a subirse al escenario del Coliseo el 24 y 25 de agosto.

Con la salida de Argentina del circuito Internacional de Ballet a principios de la década (por falta de gestión y no de “materia prima”), el talento nacional en esta disciplina quedaba fuera del mapa global. Desde esas cenizas, resurgió el valor argentino gracias al esfuerzo de un grupo de productores locales, creando una compañía dedicada a las artes escénicas. En 2011 tendría lugar la primera Gala Internacional de Buenos Aires (luego de 20 años de ausencia), que hoy acumula ocho ediciones y más de 30.000 asistentes: coincidiendo con las dos funciones agotadas de 1750 butacas en el Teatro Coliseo, donde la puesta repite este año.

Figuras. La Gala Internacional de Ballet de Buenos Aires reúne a bailarinas y bailarines consagrados y emergentes de 39 compañías, que han interpretado los movimientos de más de 60 destacados coreógrafos.

Y eso no es todo: funciona como semillero para los artistas locales. La mayor parte de los profesionales argentinos que hoy triunfan en el exterior (Lucio Vidal, Marianela Nuñez, Ana Sophia Scheller, Daniel Proietto, Carolina Mancuso y Herman Cornejo, entre otros), pasaron por el seleccionado de Ballet creado por el Grupo ARS, que produce el evento en cuestión.

La octava edición, a celebrarse el viernes 24 y sábado 25 de agosto en el teatro Coliseo (con entradas que van desde los $600 a los $3600), presentará un amplio repertorio, del ballet clásico a lo moderno, con 12 figuras internacionales y varios aspirantes argentinos a brillar en las grandes ligas. “El gran éxito de la Gala se basa en una precisa curaduría, que conjuga nuevos talentos y nombres ya consagrados y un balance de propuestas innovadoras y clásicas”, explica Liana Vinapur, fundadora del Grupos Ars.

Nombres. En la octava edición, se presentarán artistas que pisan fuerte en la escena global y que, en su mayoría, poseen raíces latinoamericanas. Figuras con cachets de hasta 5 dígitos en dólares por cada una de sus presentaciones, entre los que resaltan la primera bailarina cubana Adiarys Almeida, y su compañero, el primer bailarín del San Francisco Ballet, el celebrado Taras Domitro.
Según Almeida, esta experiencia es “estar en una ciudad con mucho conocimiento del ballet“. “Desde pequeña he apreciado a los bailarines argentinos. Venían a Cuba grandes de la danza como Paloma Herrera, Maximiliano Guerra, y luego trabajé con Erica y Hernan Cornejo. Y también admiro mucho a Marianela Núñez que es una excelentísima bailarina Argentina”, repasa la cubana que ha protagonizado en el último tiempo versiones de los clásicos. “Fui Giselle en Giselle, Odette y Odile en Lago de los Cisnes, Aurora en Bella Durmiente, Kitri en Don Quixote, Nikiya en la Bayadere, Lisa en la Fill Mal Gardee, Swanilda en Coppelia, Julieta en Romeo y Julieta, Clara yen el Casca Nueces…. Hoy sueño con interpretar algún día roles con más peso artístico en ballets tales como Manon, la Dama de las Camelias, Onegin… y la Romeo y Julieta de Mac Milan”, confiesa a NOTICIAS.

Entre la decena de artistas internacionales restante está también uno de los bailarines más premiados de toda la región: Ciro Tamayo, estrella del Ballet Nacional de Sodre, que interpretará el solo “Gopak”, clásico del ballet imperial ruso.

Con una historia cercana a Julio Bocca (a sus 16 fue convocado por el argentino para que se uniera a la compañía nacional uruguaya luego de verlo participar en el Certamen de Danza Ciutat de Barcelona), el nacido en España, le contó a NOTICIAS cómo fue el primer vínculo con el que se convertiría en su gran maestro: “Después de un año de decirle que no a Julio, me arrepentí y lo llamé para ver si seguía en pie su propuesta, y su respuesta inmediata fue: “¿Cuándo podés empezar?”.

Del “Ballet du Capitole” francés, dará el presente la bailarina Kateryna Shalkina, y su pareja en los escenarios y en la vida Oscar Chacón, un bailarín excepcional que ha trabajado con grandes compañías como el “Béjart Ballet” y el “English National Ballet”. Juntos danzarán la conmovedora coreografía “Serenata”, de Mauro Bigonzetti, y el clásico “Pas de deux de Don Quijote”.

“En Rusia, ser un bailarín de ballet profesional es como ser futbolista en Colombia o en Argentina. Sos reconocido, te presentas en grandes teatros repletos, y te llueven ofertas del terreno publicitario. Se siente como ser James Rodríguez”, se ríe el colombiano en diálogo con NOTICIAS.

Génesis. “El objetivo de la productora es brindar la máxima calidad artística en nuestros espectáculos, al mismo tiempo que celebramos la cultura y el arte”, marca Liana Vinacur directora de Grupo Ars (la productora detrás del show), que inició sus actividades en 2009 con un objetivo bien claro: “Aunque no somos una productora de Ballet exclusivamente, arrancamos justamente con la idea de realizar la Gala Internacional de Ballet de Buenos Aires hace diez años”.

Y desde el 2011, la misma reunió a más de 135 artistas internacionales de renombre en su cita anual en Buenos Aires, que cuenta con un promedio del 90% de venta garantizada y varios “sold out” antes del día del estreno.

“Tanto tiempo sin representación de un evento de este estilo en el país (Ndr: 20 años), significó un gran vacío para toda una generación que no pudo disfrutar ni nutrirse de referentes mundiales hasta el 2011. Tanto bailarines profesionales, como público y estudiantes”, refuerza Vinacur que tomó la posta de las viejas ediciones y las aggiornó.

En calidad de productora y organizadora de un evento de esta magnitud, Vinacur remarca que no es fácil asegurarse la reunión de tantos profesionales de la talla de los antes mencionados: “Desde la primera edición ponemos énfasis en el trato con el talento, para que al volver a su compañía en el extranjero sea un embajador nuestro, y hable de su grata experiencia por haber bailado en Buenos Aires”.

Así se suma este año entre los representantes de otras escuelas de danzas internacionales Craig Dionne, proveniente de Peridance Contemporary Dance de Nueva York. Esta compañía con sede en el teatro Salvatore Capezio (en el East Village neoyorquino) “fue una inspiración para aspirantes y espectadores”, explica Dionne.

La misma abrió sus puertas hace 30 años (y en sus últimos 5 ha sido un boom, con más de 45.000 espectadores), y es una escuela fundamental para el ballet contemporáneo. Allí se dan más de 250 clases semanales abiertas para adultos, y se dictan múltiples programas a estudiantes internacionales con candidatos de más de 30 países.

Dionne arrancó allí a los 8 años, y a los 15 ya estaba dando sus primeros pasos profesionales. En esta octava edición, el talentoso bailarín proveniente de Newburyport, Massachusetts, interpretará en el escenario “Ave María”, del coreógrafo israelí Igal Pery, con música de Franz Schubert, creada originalmente para el bailarín José Manuel Carreño.

Y la perla final para la gala serán los acróbatas y bailarines israelíes Amir Guetta y Hemda Ben Zvi, de la famosa compañía francesa “Les Thereses” (nacida en 1994), quienes acompañan sus piezas con notas de humor.

Otros Shows. “Nos hicimos conocidos por el ballet, pero no invertimos solo en eso, sino en las artes escénicas, por lo que estamos abiertos a producir cualquier espectáculos mientras sea viable y cumpla con los estándares de Grupo Ars”, sigue Vinacur sobre el repertorio de shows que posee su productora.

Entre las producciones más conocidas fuera de la danza se encuentra “An Evening with John Malkovich” (en 2016), que trajo al actor estadounidense para una obra magistral basada en textos de Ernesto Sábato y Pablo Neruda, junto a la Orquesta Sinfónica dirigida por los Maestros Sergei Smbatyan y Gustavo Fontana.
“Resultó una experiencia fascinante. Malkovich es destacable no sólo como actor, también por su educación y su background cultural, un intelectual como pocos”, explica Vinapur sobre el actor nominado al Oscar en dos oportunidades. Dicho show resultó un éxito y se celebró en la misma locación que tendrá lugar la Gala del 2018: el teatro Coliseo.

Además, el Grupo Ars es responsable de “The End: Tributo a Pink Floyd” (2014), show que se realizó en el Luna Park con gran convocatoria, y “The Who’s Tommy” (en 2015) realizada en Londres, donde Grupo Ars operó como productor conjunto. También se destaca “The Adventures of Pinnochio”, el musical estrenado en Londres con dirección de Michael Strassen.