Personajes / 27 de agosto de 2018

Luis Brandoni: “Me hago mala sangre con la política”

Actor popular, político apasionado, radical afiliado, aplaudido y discutido. De Perón a Macri y cómo militar entre tormentas.

Llega al entrepiso del Four Seasons por la escalera, el sobretodo puesto y en la mano el sombrero de tweed que usa para capear con elegancia el cuarto día seguido de frío y llovizna lenta sobre Buenos Aires. Hizo esto tantas veces antes que no espera instrucciones para ubicarse frente a la cámara con disposición y oficio, mientras piensa en otras cosas: hoy es el cumpleaños de Mick Jagger y a un tanguero de pura cepa como él, quintaesencia musical de su Dock Sud natal, le da en el hígado que todos lo sepan y nadie se acuerde, por ejemplo, de Osvaldo Pugliese. “A los tangueros se nos hace cuesta arriba ver cómo desapareció de la televisión el tango, no es música de fondo de ningún programa. Alberto Migré ponía música de Buenos Aires y mal no le iba”, razona Luis Brandoni.

Está acá para promocionar su próximo estreno, “Mi obra maestra” (16 de agosto, con dirección de Gastón Duprat), una divertida comedia en la que su personaje mastica la misma hiel que el tango: es un pintor venido a menos y pasado de moda. Su amigo de toda la vida y a la vez su marchand (encarnado por Guillermo Francella) se lo dice sin vueltas: sus cuadros ya no se venden. Se rehabilita o muere. “El hombre se empecina en sus convicciones artísticas, se empecina hasta la miseria, hasta que lo desalojan de su casa. Después, a veces, la vida te da desquites. Coincido con el personaje porque en algunos casos están vendiendo gato por liebre”, dice en la confitería del hotel, apurando un ristretto, aún sin la vehemencia discursiva que enciende en él la arena política, su otra pasión militante.

Noticias: ¿Qué fue lo que más lo sedujo de la película?
Luis Brandoni: Primero, el hecho de trabajar con Mariano Cohn y Gastón Duprat, de quienes ya había visto “El hombre de al lado” y “El ciudadano ilustre” y me interesó mucho lo que hacían. Segundo, volver a trabajar con Guillermo (Francella), con él hicimos experiencias en televisión, pero esta es la primera vez en cine. Le tengo un gran aprecio y admiración, así que era un gustazo hacer una comedia con él. Creo que puede ser un gran éxito esta película porque es muy entretenida.

Noticias: ¿Cómo define el mundo que habita su personaje?
Brandoni: Cuenta un mundo raro, que parecería ser distante –el de las artes plásticas– pero descubrimos que los protagonistas, un galerista y un artista, son dos tipos comunes, con sus apetencias, enojos, ambiciones; son dos entrañables amigos que la vida lleva por alternativas distintas, y esto es lo que tiene de entretenida la película, y eso me convenció. Estoy orgulloso de esta película. Hacía bastante que no filmaba y volver con esta película fue como un regalo.

Noticias: ¿Por qué dice que no filmaba hacía bastante?
Brandoni: Desde el 2003 hasta el 2015 se hicieron más o menos 2.400 películas en la Argentina. Yo hice 4. Debe ser que no estaba en tipo, por ninguna otra razón.

Noticias: ¿Tiene alguna connotación política el comentario?
Brandoni: No sé, no hice esa aseveración, pero es un poco curioso. Como digo, la vida te da desquite. Después de esta película hice “4×4” (Dirigida también por Mariano Cohn y a estrenarse en 2019), la película de Juan José Campanella (“Regreso triunfal”, también para 2019) y voy a hacer una con Sebastián Borensztein.

Noticias: Ahora además conduce un programa de tango (“La hora del tango”) en la Televisión Pública, ¿cómo llega hasta ahí?
Brandoni: Nací en Dock Sud, un barrio pobre y de tango. No lo descubrí al tango ni lo tuve que esperar, lo mamé de chiquitito, me pertenece de toda la vida, con mis aficiones y apetencias de pibito, de poder llegar a ir a una milonga y de ser grande; primero ponerte los pantalones largos, que era un asunto, y después animarse a ir a una milonga. Fue muy lindo cuando apareció este proyecto para mí, para un tanguero que echa tanto de menos la música de Buenos Aires. Más allá de las variantes, es una de las pocas ciudades del mundo que tiene música propia. Además es patrimonio intangible de la humanidad y gusta en el globo terráqueo entero.

Noticias: ¿La gente que se le acerca en la calle le entra por la política o más por sus películas y personajes?
Brandoni: Desde hace un tiempo que no podría definirlo porque la gente me ha aceptado a mí, mi pertenencia partidaria y mi opinión política. Me he cuidado de no contrabandear ideología, mis personajes dicen lo que escribieron los autores, lo que marcan los directores, no hago contrabando, y creo que me gané el derecho de que la gente respete mi manera de pensar y me considere como actor, porque no tengo público radical solamente. Estoy profundamente agradecido a la gente que en más de una oportunidad me ha tirado un piropo extraordinario: “Sos un fenómeno, lástima que seas radical”. Lo vivo como un piropo. Me gané el derecho de opinar como ciudadano, y lo que mejor sé hacer lo sigo haciendo, que es trabajar en este oficio.

Noticias: ¿Piensa en volver a tener un rol activo en la política, más allá de su militancia?
Brandoni: No, estoy muy bien como estoy. Tengo mis convicciones, me hago mala sangre con la política, me preocupa la situación del país, tengo muchas esperanzas, pero no quiero ninguna responsabilidad. Ya estoy en edad provecta y cuando tuve que hacer las cosas que se me presentaron, como ser dirigente gremial, lo hice en épocas complicadas, durante muchos años (1974-1983), en forma honoraria, como era la característica de la Asociación Argentina de Actores. Tuve el honor de ser Diputado Nacional (electo en 1997) durante un período en el que prácticamente puse entre paréntesis mi profesión, y estoy muy bien con mi trabajo, así que no quiero tomar otra responsabilidad más que las cosas que me resulten gratas o necesarias.

Noticias: ¿Qué balance hace del Gobierno de Macri luego de dos años y medio de gestión?
Brandoni: Es tanta la gente que habla mal del Gobierno que no voy a hablar mal, yo voy a hablar bien del Gobierno porque pertenezco a Cambiemos, soy radical. El Gobierno cometió errores, eso está fuera de discusión, pero no está todo mal. Se ocultan algunas cosas que están bien, forma parte de una actitud de una oposición, producto de la desesperación. Además, se confirma una tendencia de los argentinos, penosa: no poder disfrutar de casi nada. Un día me tocó hacer un discurso para el primer aniversario de la muerte del Dr. Alfonsín, en la Recoleta, y dije algo que sigo pensando: a Alfonsín le debemos muchas cosas, entre ellas, el haber disfrutado de nuestros mejores días como ciudadanos. Pero pronto la gente se desilusionó ¿En qué? ¿Cambió algo? No, pero hay una oposición cerril, obsesionada, que como no conoce la política si no es a través del poder, crea un clima de malestar, no se ponderan las cosas que merecen ser ponderadas.

Noticias: ¿Cuáles son esas cosas?
Brandoni: Por ejemplo, la Reparación Histórica de los jubilados, una deuda del Gobierno argentino de décadas con los jubilados. Trasciende a varios gobiernos. Esto se saldó y otras cosas que vale la pena ponderar, no desde el punto de vista partidario, sino porque le hacen bien a la gente. La aparición de los créditos hipotecarios es una revolución pacífica, hay más de 150.000 familias que van a tener su casa propia. ¿Qué dijeron cuando aumentó el dólar? “Ahora la gente no va a tomar”… “Si siguen tomando los créditos va a pasar que…” La oposición dijo, antes de que asumiera este gobierno, que (Mauricio) Macri iba a terminar con los planes sociales. No terminó sino que los incrementó. Entonces esto de todo negativo no crea un espíritu de esperanza. Los que trabajan necesitan una palmada para levantarse con un poco más de ganas.

Noticias: ¿Cómo cree que juega la presencia del FMI en el humor social del que habla?
Brandoni: Si no fuera por el Fondo Monetario, los tipos que hacen piquetes no cobrarían lo que van a seguir cobrando. ¡Sabés lo que es tomar con frivolidad un préstamo de 50.000 millones! Una cosa es lo que tenía que pagar Alfonsín, el 15% anual, y otra es el 4%. Y otra cosa es pagar como hizo (Néstor) Kirchner, por adelantado, que dijo “nos desendeudamos” y tomó plata del payaso de Venezuela al 16% anual.

Noticias: ¿Sigue pensando que Cristina Fernández no tiene futuro político?
Brandoni: Por supuesto. Te acepto apuestas para las elecciones 2019… No saben en dónde están parados o leen encuestas hechas a medida. Hace falta que se rehabilite el partido Justicialista, que se consolide de nuevo como partido, porque es necesario para el futuro del país. Pero con las causas judiciales que ella tiene, y permanece aferrada a un sillón en el Senado, no se pueden tomar en serio las cosas.

Noticias: Algunos, incluso dentro de Cambiemos, sostienen que la polarización con Cristina puede beneficiar a Macri en una eventual segunda vuelta.
Brandoni: Ella polarizó el país sola. Macri no existía cuando ella hablaba de “Nosotros” y “Ellos”. La grieta no la inventó Macri. En el gobierno de Alfonsín no hubo grieta, en el de Menem no hubo grieta, en el gobierno de Duhalde tampoco hubo grieta; la grieta es una creación de ellos. Es una creación de Perón, insisto. Porque escucho radio desde que era pibe. “Por cada uno de nosotros van a caer cinco de ellos”. Lo escuché, no me lo contó nadie. ¿Cuál es la preocupación que puede tener Cambiemos de esa candidata si perdió tres veces seguidas? Ojalá se presente.

Damián Richarte
@DamianRicharte

Fotos: Juan Ferrari.