Opinión, Política / 3 de septiembre de 2018

Crisis: Carrió se autoconsagró jefa espiritual del macrismo

Al revés que Chacho Álvarez en el 2000, Lilita refuerza el valor simbólico de Cambiemos. “Soy una gran actriz de la escena nacional”, confirmó.

Por

Sólo se había expresado por Twitter. Hoy eligió un auditorio pyme para montar un potente acting de apoyo simbólico al Presidente. “Soy una gran actriz de la escena nacional”, confirmó antes de compararse con Tita Merello.

Sólo a través de la dialéctica de Lilita Carrió se dibuja un Mauricio Macri sensible, decidido y valiente, capaz de “terminar con la Patria Contratista”, incluso al costo de entregar al primo Ángelo. “Estar con el hijo de Don Franco fue el mayor esfuerzo que hice en mi vida… pero este es el Presidente con más convicción de la historia”, lanzó, en tono de garante profética.

En medio de una actualidad caliente y confusa donde crecen las comparaciones de Macri con De la Rúa, la chaqueña se subió al escenario para representar todo lo contrario que significó la renuncia de Chacho Álvarez hace casi 18 años exactos. Cambiemos no se rompe. Cambiemos está contra los ricos. Cambiemos está contra los chorros. Está al borde de todo eso, pero en contra.

Carrió pura. Carrió mística. Carrió sacrificada, en un pacto de sangre con quien más odió y consideró su límite moral. ¿Qué sería de Cambiemos sin Carrió?

 

*Jefe de redacción de NOTICIAS.