On Demand / 6 de septiembre de 2018

(Des)Encanto

Una princesa no demasiado agraciada, que vive con su padre, un rey torpe, su madrastra, una rara criatura marina, y tiene por amigos a un elfo histérico y un demonio personal.

Por

**** Después de “Los Simpson” y “Futurama”, se esperaba mucho de la nueva serie creada por Matt Groening para Netflix. La serie cumple con el humor que uno espera, esa especie de pesimismo colorido, lleno de parodia y retruécanos que equilibran lo realista con lo escatológico, el diálogo intencionado y melancólico con el golpe y el porrazo del mejor cartoon. Es decir, en el estilo no hay novedades. Aquí hay una princesa no demasiado agraciada, que vive con su padre, un rey torpe, su madrastra, una rara criatura marina, y tiene por amigos a un elfo histérico y un demonio personal. Hay una trama que recorre los diez episodios de esta temporada, pero es lo de menos: como en los otros programas, se trata de gags que bordan un paisaje. En este caso, más allá de la parodia de cuentos de hadas y épicas seudomedievales (hay chistes sobre “Game of Thrones” y “El Señor de los Anillos”, obviamente, más constantes referencias al universo pop), es simplemente el cuento de una chica que trata de sobrevivir a una adolescencia aburrida. En ese punto, en el de la empatía con los personajes, es donde “(Des)Encanto” tiene su punto más alto. Risas no faltan, aunque tampoco sobran.

(EE.UU., 2018) Comedia. Creada por Matt Groening. Voces originales de Abbi Jacobson y otros. Netflix.