Menú
Salud / 20 de enero de 2012

Entrenamiento

Precauciones veraniegas

Por

Superficies. La blandura de la arena la hace más exigente, disminuye ciertas lesiones pero aumenta la sobrecarga muscular.

En términos generales hay que tomar precauciones para protegerse del calor, hidratarse, usar siempre chalecos salvavidas. Y sobre todo ser conscientes de que en el mar no estamos solos y por eso hay que conocer y respetar las reglas de navegación.

El esquí acuático, por ejemplo, puede provocar vértigo y la lancha motora puede ir de los 55 a los 150 kilómetros por hora. El cuerpo tiene que tener una postura determinada para evitar lesiones, más allá de perder el equilibrio: los brazos, flexionados por el codo; los hombros paralelos a la línea horizontal del agua; las rodillas, separadas al menos 30 centímetros y levemente flexionadas, sin doblar la cadera. Como el centro de gravedad para este deporte está en la cintura, hay que hacer abdominales diariamente para fortalecer la zona y también trabajar los músculos lumbares y dorsales, para que al esquiar no se sobrecarguen por la fuerza ejercida por los brazos.

Siempre, antes de lanzarse al agua, hay que precalentar, en especial articulaciones, cadera y cuello.

El aladeltismo, otro de los que se puso de moda en los últimos años, junto con el parapente, es una de las disciplinas que se encuentran dentro de lo que se denomina “vuelo libre”; esto quiere decir que no se utiliza ningún tipo de motor para volar.
Para Tangona, el secreto para permanecer en vuelo está en encontrar las térmicas, que son corrientes ascendentes de aire caliente, las cuales permiten que el aladelta siga volando. “Ahí entra en juego la habilidad y la experiencia del piloto para determinar en qué zonas puede encontrar térmicas, para lo cual se vale de la observación del vuelo de las aves, la formación de las nubes y otros detalles que sirven como indicadores de la presencia de las mencionadas térmicas”, puntualiza.

En esta nota: , , ,