Política / 24 de enero de 2012

Tras los dichos de Barone sobre Cabezas

El ex director de Noticias se declara “culpable de investigar a Yabrán”

Gustavo González, que era editor de la revista cuando asesinaron al fotógrafo, habló del trabajo periodístico que el columnista de 6.7.8 calificó como “menor”. Sus fotos.

“Que cada uno opine lo que quiera”. Así eligió responder Gustavo González, ex director de la revista Noticias, al periodista oficialista Orlando Barone, quien sostuvo que el fotógrafo José Luis Cabezas cumplía “una función periodística menor” cuando fue asesinado el 25 de enero de 1997.

“A pesar de que ya pasaron 15 años, para quienes fuimos compañeros de José Luis el recuerdo de su asesinato nos sigue causando demasiado dolor como para contestar a cualquier cosa“, agregó González, autor de Noticias bajo fuego, libro que relata sus años a cargo de la revista, incluído el homicidio del fotógrafo.

Consultado por Perfil.com, González, que por esos años era editor de Política, recordó que “Cabezas formaba parte de un equipo que desde 1991 se dedicó a revelar cómo funcionaba una organización mafiosa que había crecido al calor de todos los gobiernos, desde la dictadura militar hasta el de Carlos Menem. El jefe de esa mafia se llamaba Alfredo Yabrán, que fue el autor intelectual de su crimen“.

“Sí, fuimos culpables de investigarlo, mostrarlo, dejarlo al descubierto, cuando la mayoría de los medios prefería ignorarlo y cuando los periodistas oficialistas se encargaban de castigarnos por meternos con los amigos del poder”, arremetió el periodista.

González sostuvo que “cuando mataron a José Luis se paró el país. Nunca imaginamos que la sociedad iba a entender tan claramente que exigir justicia por su muerte iba mucho más allá de reclamar por el esclarecimiento de un delito. Se entendió, y por eso hubo cientos de marchas en todo el país, que estaba en juego el derecho de los ciudadanos a ser informados y -el de todos- a expresarnos”.

“Si un reportero gráfico era asesinado por obtener un documento fotográfico de un hombre protegido por el poder político, entonces estaba en problemas no sólo la redacción de la revista Noticias sino cualquiera. Ese acompañamiento que su familia y nosotros sentimos entonces, esa respuesta colectiva e inmediata, nos salvó de que otro hecho salvaje pudiera volver a ocurrir”, concluyó.