Personajes / 27 de enero de 2012

Luis Majul (50)

“Como mínimo, Víctor Hugo es un chanta”

El periodista prepara otro libro vinculado a la trastienda del poder. Gobierno y falso progresismo, medios oficiales y debates en Twitter.

A puro rélax. Majul en el bosque de Cariló, donde veranea en familia. En febrero vuelve a la radio y en marzo a su programa de América.

La televisión te acerca a la gente, y Luis Majul lo sabe muy bien. “Amigo, ¿es el de canal 2?”, le pregunta un vendedor callejero, extranjero y moreno como el petróleo, en el centro de Cariló, donde el periodista veranea con su familia. “Sí, sí, de América”, contesta Majul. “¡Ah, encantado, de corazón, amigo!”, se despide el hombre con un apretón de manos. Otra mujer aparece con un ejemplar de “Él y Ella”, el último best-seller del conductor de “La Cornisa”, recién sacado de la librería: le pide una dedicatoria para el padre que cumple años. Un rato antes, mientras el periodista posaba para la producción de fotos en el bosque, el intendente de Tandil paró su auto, bajó para presentarse y provocó un efímero caos vehicular. “La gente es muy cariñosa y muy agradecida”, explica Majul distendido y de buen humor, en el cálido atardecer. Solo se fastidia cuando habla del kirchnerismo y del periodismo militante.

Son sus últimos días de descanso antes de volver al trajín de “La Cornisa”, por radio La Red los primeros días de febrero, y a la pantalla de América en marzo. Y encima ya empezó a trabajar en un nuevo libro, del que puede anticipar poco y nada por culpa de un contrato de confidencialidad. “No puedo decir nada porque tengo un acuerdo con editorial Planeta”, se excusa.

Noticias: ¿Va a seguir en la misma línea de “El dueño” y “Él y Ella”?
Luis Majul: Es un libro de no ficción, tiene investigación y tiene mucho que ver con la Argentina y con el poder en el país.

Noticias: Veo que la gente lo saluda con afecto, ¿es parte de ese 46 % que no votó al kirchnerismo?
Majul: No. Hay gente que me saluda acá, también estuve en Mar del Plata, que me dice “no estoy de acuerdo con lo que decís”, pero siento mucho cariño. También me pasa porque toda mi vida estuve en la calle, no tuve ningún problema. No soy un funcionario que anda con vidrios polarizados. Tampoco ando diciendo “acá estoy yo, salúdenme”. Pero me siento contenido por la gente, y por mi familia.

Noticias: ¿Su mujer y sus dos hijos son críticos de su trabajo?
Majul: Sí, son muy críticos, y está bien, no busco que me aplaudan. A veces no les gusta la gente que llevo a “La Cornisa”, entonces les explico porqué la llevo. A veces no les gusta los informes que presento, o el enfoque o las notas que escribo. No vivo en una burbuja. Este clima de época tiene un problema grave. Yo ya pasé los 50 años, tengo más de 30 de laburo, y a veces tengo que empezar a explicar todo de nuevo: que trabajé en “Humor”, en “El Periodista”, en “La Razón” de Timerman, que conseguí un millón y medio de firmas para una campaña que se llamó “el hambre más urgente”, que generó el primer plan alimentario nacional de toda la historia de la Argentina, que escribí libros. Y tengo que escuchar que un pibe me diga “gorila” y que ni siquiera sabe lo que significa la palabra.

Noticias: Veo que eso le molesta.
Majul: Me jode, eso empobrece mucho el debate. Está todo bien con ser kirchnerista y defenderlo, y plantear que dan la vida por él. Pero convertirlo en un mito en tan poco tiempo, con una mezcla de Dios por la connotación de la palabra “él”, al menos permítanme discutirlo. Permitan discutir qué es ser de izquierda y qué es ser progresista, y que no se termine la discusión diciendome “esbirro de Magnetto”, porque los tengo que mandar a Google a que vean las veces que critiqué a Clarín y a Magnetto. Me da tristeza por los pibes. El día que se caigan de ahí no suben más. Cuando se habla de periodismo militante, y por ejemplo de los de “6, 7, 8”, hay que preguntarse qué hubieran hecho si no hubieran tenido esta oportunidad.

Noticias: ¿No cree que algunos pueden estar convencidos?
Majul: Si, yo creo por ejemplo que Adrián Paenza está convencido, y la razón por la que está convencido es porque este Gobierno hizo una tarea muy importante en ciencia y tecnología. Pero los periodistas buenos, reconocidos, con trayectoria, profesionales, que también pudieron haber cometido sus errores, ninguno aceptó. No como hicieron José Pablo Feinmann o Víctor Hugo Morales, que con narcisismo primario se sintieron tocados por la palmadita de Néstor Kirchner o Cristina Fernández de Kirchner, y su ego explotó. Después de masajearles el ego les ofrecieron trabajo.

Noticias: ¿Se puede ser periodista hoy y estar en el medio, o hay que ser oficialista o anti oficialista?
Majul: Solo el hecho de esa pregunta revela que la estrategia del Gobierno contra los medios de comunicación es exitosa. Fue exitosa y sigue siendo exitosa. Decir que yo soy opositor es una tontería. Yo hice lo mismo siempre, no es que ahora soy distinto. Ésto de que hay un enemigo, por un lado es una fantasía y es una jugada política astuta. ¿A usted le parece que yo puedo ser enemigo de un gobierno? ¿A usted le parece que Clarín puede serlo?

Noticias: Usted no, ¿pero Clarín?
Majul: ¡No! Además yo no voy a defender a Clarín porque lo he criticado toda mi vida. Pero con los verdaderos enemigos, con los poderosos, no se pelean, son socios. Le hacen creer a la gilada que son progresistas y de izquierda. El Gobierno tiene una legitimidad democrática indiscutible, pero también tiene actitudes propias de una dictadura. No dar conferencias de prensa, no responder preguntas ni entrevistas libres y no condicionadas, quitar la publicidad oficial, es propio de una dictadura y no de un sistema democrático.

Noticias: ¿No es un gobierno progresista, entonces?
Majul: Por lo menos están a la derecha del gobierno de (Raúl) Alfonsín. Brasil es progresismo, lo otro es “piripipí”. Lo que pido es que por lo menos no me tomen de estúpido.

Noticias: ¿Está de acuerdo con revisar en serio el papel de los medios en el pasado?
Majul: Por supuesto. Yo escribí en 1991 una columna titulada “Los periodistas tenemos que bajarnos del caballo”, por el nivel de soberbia que teníamos.

Noticias: ¿Y sigue pensando lo mismo?
Majul: Pero por supuesto, hay que revisar la conducta de los medios.

Noticias: ¿Usted también tiene que bajarse del caballo?
Majul: Claro. Yo siempre plantié la idea de que los periodistas tenemos que revisar nuestros errores. Por ejemplo, yo discuto la idea de que los periodistas reciban regalos carísimos.

Noticias: ¿No recibe regalos?
Majul: Cuando pasan un límite los devuelvo. Pero no lo digo.

Noticias: ¿Su pelea con Víctor Hugo Morales se transformó en algo personal?
Majul: A mí Víctor Hugo no me mueve un pelo, no me importa lo que hace ni lo que dice. Sí me parece un símbolo de cómo fue cooptado por el Gobierno. Lo que pasó en la presentación de mi libro es otra muestra de que los medios oficiales son más poderosos que los demás. “6, 7, 8” y todos esos programas recortaron un pedazo donde Víctor Hugo criticaba el libro, y no tomaron la parte en la que hice la prueba del ácido para saber si lo había leído. ¡El chanta no lo había leído! No hay nada más chanta que un periodista que critica algo sin leerlo.

Noticias: ¿Es un chanta Víctor Hugo?
Majul: Como mínimo es un chanta. Es un relator de fútbol con una gran voz y con muy poco para decir. Uno puede cambiar de opinión, pero él un lunes a la mañana era fanático de Boca y el lunes al mediodía se hizo de River. En el medio, algo tuvo que haber pasado. Debe creer que tiene fueros.

Noticias: ¿Cree realmente que los medios oficiales tienen más poder que los privados?
Majul: Obviamente que si.

Noticias: Usted tiene cuenta de Twitter, ¿la red social ayuda al periodismo o lo degrada?
Majul: Yo usaba Twitter en la medida que creía que se podían tener debates piolas.

Noticias: ¿Y se dio cuenta de que no era así?
Majul: Me parece que no, no enriquece el debate. Una vez debatí con una twittera K y yo sentí que estaba golpeada, porque cuando hablábamos de política se quedaba sin letra… se ve que Máximo Kirchner estaba ocupado. Venían agresiones, los pocos seguidores que tenía esta chica creían que podían salvar las papas insultándome. No lo dejé de usar, pero lo uso para comunicar, o si creo que hay un debate rico para desarrollar.

Noticias: ¿Está de acuerdo con que los periodistas hagan público su voto?
Majul: La última vez que entrevisté a Jorge Lanata le pregunté a quien votó, me contestó y me dijo “ahora decime vos”.

Noticias: ¿A quién votó?
Majul: Es obvio que no voté a Cristina.

Noticias: Y entonces, ¿a quién votó?
Majul: En las primarias a la candidata de “Pino” Solanas, y después en las generales voté a Binner. Pero el voto en la Argentina mucho no define.