Política / 17 de febrero de 2012

Máximo Kirchner (35)

Mudanza en puerta

Por

Pingüino porteño. Los negocios y la política obligan a Máximo a cambiar su domicilio a Buenos Aires.

Máximo Kirchner embaló buena parte de su guardarropa y lo envió a Buenos Aires. El volumen de su equipaje sorprendió a más de uno en el entorno kirchnerista. ¿El hijo de la Presidenta y su novia planean el desembarco en suelo porteño? ¿Hay mudanza en puerta? Los allegados aseguran que sí.

Lo cierto es que en la Cámpora ya hablan del eventual traslado del heredero, en un principio a la Quinta de Olivos. Es el sueño de Cristina Fernández, quien hace rato pretende que su hijo la acompañe en el día a día.

El anhelo de Cristina tenía a María Rocío García, su nuera, como principal barrera. La novia de Máximo no quiere abandonar Río Gallegos y resiste la mudanza. En la capital santacruceña, donde Máximo festejó su cumpleaños el jueves 16 junto a su madre y los suyos, se siente a salvo del acoso de los periodistas.

En el entorno presidencial relacionan el eventual desembarco con la avanzada de su agrupación La Cámpora en el organigrama del Gobierno. Las nuevas y mayores obligaciones acelararían los tiempos del cambio de domicilio a Buenos Aires. Hasta ahora, el hijo de Cristina  hacía viajar al sur a los dirigentes de la juventud kirchnerista para delinear los temas más delicados. Por ejemplo, uno de los que tuvo que viajar en las últimas semanas a Río Gallegos fue el diputado y secretario general de La Cámpora, Andrés “El Cuervo” Larroque.

Con los que no tiene confianza, suele utilizar mensajeros. Un reducido grupo de amigos de la infancia reciben los llamados de los dirigentes nacionales y canaliza los pedidos. Él, como si fuera un jefe de gabinete en las sombras, sube o baja el pulgar y habilita gestiones en su nombre.

Cuando los temas lo involucran personalmente, Máximo levanta el teléfono y se comunica directamente con los funcionarios del área en cuestión. Más de una vez sorprendió a un funcionario de segunda línea solicitando lugares en las reparticiones oficiales.

En esta nota: ,