Política / 16 de marzo de 2012

Mauricio Macri (53)

Se quedó sin pista

Al volante. Macri sacó cuentas y no tenía los 50 millones de dólares que necesitaba para la Fórmula Uno.

Si Dios quiere, vamos a tener Fórmula Uno en la Argentina durante tres años”, sorprendió el miércoles 14 la presidenta Cristina Fernández. El salón de los Bustos de la Casa Rosada estaba lleno de fanáticos del automovilismo llegados para homenajear a los corredores argentinos que habían participado de la última edición del Dakar. Apenas insinuó el retorno de la F1, los aplausos invadieron el recinto.

Pero la Presidenta no fue la única que soñó con repatriar la competencia. El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, también tuvo un ofrecimiento para que se corriera en la Ciudad. Pero desde la Casa Rosada le ganaron de mano y ahora se enorgullecen con haberle primereado el anuncio: “Sabíamos que Macri había hecho algunos contactos para traer la Fórmula Uno a la Capital. Pero nosotros lo hicimos primero”, se jacta un funcionario K que conoce las negociaciones.

Más información en la edición impresa de la revista

En esta nota: ,