La Balanza / 15 de junio de 2012

Elena Roger

En Nueva York, no acepta invitaciones a restaurantes caros ni a eventos lujosos. Humilde.