Política / 23 de julio de 2012

El reto de Cristina a Guillermo Moreno

Las ideas de Moreno para frenar el dólar hicieron que se fugaran de los bancos 6.000 millones de dólares en depósitos.

Desde hace dos meses, Axel Kicillof le llena la cabeza a Cristina Fernández sobre la necesidad de ponerle límites a Guillermo Moreno. Los resultados a ocho meses de su fatal idea de “secar la plaza de dólares”, son contundentes: se fueron de los bancos 6.000 millones de dólares en depósitos, el paralelo llegó a dispararse hasta los 7 pesos, las transacciones comerciales descuentan una devaluación de hecho similar a la inflación (entre 22 y 25%) y las empresas y la clase media no dejan de buscar y comprar divisas, aunque sean caras, para “protegerse” de la falta de rumbo económico.

El ahorrista actúa según su percepción: las cosas pueden estar peor en términos de caída del poder adquisitivo. Ni el Gobierno ni Moreno pudieron quebrar esa lógica. Fue el reproche de la Presidenta, siempre pragmática y atenta a los argumentos del viceministro.

Eligió uno por uno a los testigos de su malestar: el martes 10 de julio citó a Olivos no solo a Kicillof y Moreno, sino a Julio De Vido, Hernán Lorenzino y Debora Giorgi, los tres ministros que menos digieren los métodos morenistas y lo culpan de convertir un pequeño desequilibrio en una tormenta financiera. Y dijo, como al pasar: “Otra vez estamos con el dólar a la cabeza de la agenda. ¿No era que ese mercado (por el blue) era chico y no le deba bola nadie? Algunos compañeros deberían asumir sus responsabilidades“. Es lo que le había pedido Mercedes Marcó del Pont a la Presidenta el día anterior: “Si no lo frenan a Moreno, nuestras reservas están en peligro…”