Menú
Política / 24 de julio de 2012

Los episodios “hot” de Cristina

Desde que llegó a la presidencia, Cristina Fernández de Kirchner ha dicho frases llamativas, creativas, graciosas y hasta fuera de lugar. Ayer, en una de las tantas video conferencias que hace, habló con dos empleados de una fábrica de cosméticos de Berazategui. Primero le hizo algunas preguntas a una chica llamada Yanina, que le contó que trabajaba en la “máquina de pomos”. “Van cayendo y yo los pongo en los estuches”, explicó la trabajadora, de pocas palabras.

Luego habló con otro operario. “¿Vos qué hacés? Contáme”, le solicitó Cristina. “Soy operario de la máquina llenadora de pomos”, respondió el joven trabajador. Entonces CFK, rápida de reflejos, comentó: “O sea, le llenás el pomo a Yanina… Está bueno”. Ahí nomás lanzó una risa y se corrigió. “No se dieron cuenta del chiste, un poquito subido de tono para la Presidenta, pero no importa. Dale, dale, sigamos que nadie se dio cuenta”, sugirió

Esa no fue la primera vez que la presidenta hizo bromas con doble sentido. A principios de 2010, durante un acto en Casa Rosada, para anunciar incentivos a la producción porcina, Cristina recomendó la carne de cerdo como afrodisíaco. “La carne de cerdo, es cierto, siempre ha tenido mala prensa, en el sentido de que engorda, y que hace mal”, dijo Cristina, pero luego agregó: “Acá acaban de agregar un dato que yo desconocía y es que la ingesta del cerdo mejora la actividad sexual. No es un dato menor, además yo estimo que es mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla que tomar Viagra”. Pero la Presidenta no se quedó ahí y soltó una sugestiva frase: “Les comento que yo soy fanática de la carne de cerdo y no lo digo para quedar bien ni tampoco para hacerme propaganda de nada”. El episodio fue tan comentado que hasta se utilizó en una publicidad erótica.

Otro episodio más cercano en el tiempo se dio cuando lanzó el programa de créditos PRO.CRE.AR Bicentenario. En el discurso, la Presidenta aclaró que el nombre se le ocurrió a ella y explicó que lo eligió porque “tiene que ver con la familia” y agregó: “Por esas raras coincidencias, el decreto es el 902 y me dicen que el 02 para los quiñeleros es ‘el niño’. Así que bueno: ‘procrear, el niño, bicentenario’, así que viene todo…” y no aclaró más. Ya no era necesario.

En esta nota: ,