Cultura / 27 de julio de 2012

Economía y arte

Cómo conseguir fondos en la era 2.0

Sin grandes empresas de por medio, cuáles son las nuevas formas de financiar proyectos independientes de fotografía, literatura y cine. El papel de la web.

Colectivo | fotos: “Yosoy” es un libro generado por la agrupación PianoPiano. En él, 91 fotógrafos solventaron el proyecto global.

Por Marta Riquelme

Cómo dar a conocer la propia obra siempre fue un dilema para los artistas, sobre todo los más jóvenes. Evidentemente, existen más creadores que mecenas y, en cuanto a las editoriales, las galerías de arte o los sellos discográficos, son pocos los que están dispuestos a arriesgarse por un desconocido.

Pero en la era digital tenía que surgir una alternativa, aparte de la de mostrar las  creaciones en blogs de armado y acceso gratuitos. Kickstarter es una plataforma norteamericana que facilita la obtención de fondos para proyectos creativos. Allí, los artistas –que pueden ir desde directores de cine y teatro hasta bailarines e historietistas– cargan las características de sus proyectos e indican el presupuesto que necesitan para desarrollarlos. El público hace contribuciones hasta una fecha estipulada. Cada cual aporta al proyecto que le gusta y recibe, a cambio, una recompensa.

“Los fundadores de Idea.me se contactaron con Kickstarter para proponerles que vinieran a América Latina, pero no les interesó”, dice Pía Giudice, de Idea.me, sobre Mariano Suárez Battán y Tiburcio de la Cárcova, creadores de la plataforma. “Entonces, dijeron ‘hagámoslo nosotros’, y desde el principio se lo plantearon a nivel regional”, añade.

Idea.me se lanzó en agosto del 2011 en Buenos Aires y en Chile; en noviembre había llegado a México, luego desembarcó en Uruguay y sus próximas escalas son Colombia y Brasil. Ya tiene 40 proyectos concretados –no solo artísticos, sino también emprendimientos de todo tipo– y en su directorio figuran, además de los fundadores, Juan Pablo Capello y Eduardo Costantini (h). “Somos una herramienta para que juntes tu capital para difundir tu proyecto; pero el creador tiene que trabajar mucho”, advierte Giudice.

El benefactor elige la recompensa que quiere recibir según el monto a pagar, lo que puede hacer a través de MercadoPago, con tarjeta de crédito, mediante Paypal o imprimiendo un cupón para abonar en Rapipago o Pago Fácil. “Nuestro modelo es de 5% de comisión sobre el proyecto exitoso. Y si no se logra recaudar lo que el creador necesita, se les devuelve el dinero a quienes aportaron”, explica Giudice.

Más información en la edición impresa de la revista.