Sociedad / 6 de agosto de 2012

El exclusivo circuito de los famosos en Miami

Las celebridades encabezan la reconquista de Florida. Shopping, restós y hoteles favoritos. El “deme dos”, ahora con tarjeta. Fotogalería Vip.

Por

Vista aérea de Bal Harbour.

Miami ha sido reconquistada por los argentinos. A pesar de las restricciones al dólar impuestas en nuestro país, este lugar paradisíaco, típico por su combo de playas y alto consumo volvió a renacer para los contingentes llegados del sur: con precios competitivos y gastos con tarjeta que se saldan a un dólar oficial. Una reedición glamorosa del “deme dos” de los ’80.

Celebrities como Marcelo Tinelli, Susana Giménez, Moria Casán, Lionel Messi y Mirtha Legrand lo eligen como lugar de descanso. Es la Punta del Este del invierno. Cumplen a rajatabla el ritual de un circuito top que incluye restós, hoteles con spa y shopping de marcas premium en la exclusiva zona de Bal Harbour. A escasas ocho horas de vuelo desde Buenos Aires, Miami ofrece una fórmula extraordinaria: combina la moda top propia de París o New York, con playas casi caribeñas y hoteles de diseño chic con camareros que hablan español. Todo a un lado y otro de la Collins Avenue que cruza South Beach. Es una de las ciudades con mayor oferta gastronómica.

Sin embargo, a 7.000 kilómetros de sus oficinas de Ideas del Sur, Marcelo Tinelli llegó a Miami para pedir parrillada argentina. El 20 de julio, el conductor, recién separado de Sol Calabró, hizo cerrar el restaurante Baires Grill para celebrar el día del amigo con un grupo de ochenta personas.

La elección del restaurante no sorprende. Baires Grill, ubicado sobre la coqueta Lincoln Road, es el destino obligado para los famosos argentinos que visitan la ciudad. Susana Giménez es habitué del lugar, Carlos Tevez comió allí en su visita de junio a Miami, y hasta trascendió que Lionel Messi había reservado mesa para festejar allí su último cumpleaños, aunque a último momento tuvo que cambiar de planes debido al acoso de sus fans.

En todo caso, Baires Grill no es ningún parrillón rutero: ostenta en su carta una hamburguesa de carne Wagyu, una raza de vaca japonesa que puede cotizar hasta 150 dólares el medio kilo. Sin embargo, la comitiva Tinelli no se anduvo con exotismos en el menú. La entraña con cuero a 39 dólares y una selección de malbec argentino –con un Catena Zapata a 192 dólares la botella– fueron parte fuerte de la mesa.

En esta nota: , ,