Editorial / 5 de septiembre de 2012

Comunicadísimos

El año pasado se vendieron en la Argentina 13,7 millones de celulares, un cuarto de ellos del tipo “smartphone”. Ya hay en el país 19 millones de perfiles registrados en Facebook. Estas cifras, entre otras, marcan que lo que hasta hace poco era una moda, pronto se convirtió en tendencia, y ahora parece consolidarse como una transición rápida hacia un nuevo estilo de vida colectivo. Otra sociedad, otro país, otro mundo. Entramos en la era de la hiperconexión.

Siempre atenta para entender los fenómenos que nos cambian la existencia, NOTICIAS juntó esta semana a los principales actores de la industria de los celulares inteligentes, quienes explicaron el impacto de la aceleración tecnológica en el mercado de la telefonía y la transmisión de datos. Pero además de la nota económica en la sección Empresas, el tema merecía un enfoque multidisciplinario, que se completa en la sección Cultura con la entrevista del periodista Rodis Recalt (encargado de gestionar la comunicación digital de la revista) a la especialista anglosajona Aleks Krotoski, quien pasó por Buenos Aires para dar una conferencia sobre cómo vivir rodeados de pantallas.

Krotoski es una psicóloga norteamericana de 38 años que vive y triunfa en Inglaterra. Asesora al gobierno británico sobre el vínculo entre educación y videojuegos, es una de las columnistas estrella de la BBC y del prestigioso diario The Guardian. Su secreto es la habilidad y la pasión con que asumió su misión de divulgar a nivel masivo las consecuencias de la “revolución virtual”. En el diálogo con NOTICIAS, asegura que vivimos en una “era dorada” de creatividad y libertad de elección gracias a internet, comparable a la invención de la imprenta y el telégrafo. Pero también respeta a los que optan –en medio de la sobreabundancia cibernética– por lo que llama “la desintoxicación digital”, que implica, por ejemplo, renunciar al celular. Y no miente con su apertura mental: junto a su iPhone, siempre lleva una libretita de papel que cuida como un tesoro.l