Política / 21 de septiembre de 2012

Martín SabbatellA (42)

De amigo a verdugo de Clarín

Por

Martín Sabbatella envió el miércoles 19 a uno de sus colaboradores a recorrer las oficinas de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), el ex Comfer. Quería conocer dónde y cómo desembarcaría una vez que se concrete su designación en el directorio del ente encargado de aplicar la Ley de Medios. Fue la avanzada de la fase final en la guerra entre el Gobierno y el Grupo Clarín.

Quedan menos de tres meses para el 7 de diciembre, cuando -según avisó Cristina Fernández- se cumple el plazo dispuesto por la Corte Suprema para que el holding mediático se desprenda de algunas de las señales de radio y televisión que posee. Al día siguiente, Sabbatella tendrá un examen de fidelidad kirchnerista y deberá demostrar de qué lado está. Sabe lo que pasa con los tibios en el kirchnerismo.

El ex intendente de Morón llega para subsanar lo que a los ojos del Gobierno fue una pobre gestión de Santiago Aragón, un delfín del vicegobernador Gabriel Mariotto. Durante el mandato de Aragón no se pudo avanzar con la Ley de Medios al no implementar la red de señales de televisión digital que tenía pensado desplegar la Casa Rosada. Mucho menos embestir contra Héctor Magnetto. No se lo perdonaron.

Tampoco ayudó su enfrentamiento con el vicepresidente del Afsca, Ignacio Saavedra, de cepa camporista. Desde su desembarco, Saavedra comenzó a limarlo y logró que cada resolución de Aragón tuviera que ser refrendada por la vicepresidencia. La Cámpora pretendía controlar todo.

Más información en la edición impresa de la revista