Menú
Sociedad / 13 de octubre de 2012

ABANDONÓ LA RADIO Y LA TV

La despedida íntima de Daniel Hadad

Daniel Hadad. Fotos: Marcelo Escayola.

En la noche del miércoles 10, Daniel Hadad eligió el Museo del Jamón, en Puerto Madero, para ofrecer un cóctel de despedida a más de 200 invitados: periodistas, productores, operadores radiales y hasta figuras inesperadas como Agustina Kämpfer, conductora en Mega y novia del vicepresidente Amado Boudou. Sin embargo, no estaban las caras y contactos políticos que marcaron, a través de casi veinte años de carrera, su compleja y paradójica relación de amistad y enemistad con el poder.

Fue, quizás, un autohomenaje o un último acto de fidelidad hacia los suyos. Su tiempo como zar de medios, como el hombre fuerte detrás de Radio 10, C5N, y las emisoras Pop, Mega, TKM y Vale, se había acabado esa mañana misma.

“Uno se prepara para una inauguración pero no para una despedida”, comenzó Hadad su discurso. Uno de los momentos de mayor emoción fue cuando el empresario recordó a María Muñoz, una locutora muy joven que falleció, y que fue compañera de él.

La ausencia que llamó la atención fue la de la periodista Débora Plager y su pareja, José Luis Rodríguez Pagano, el antiguo director de Radio 10, que volvió tentado por el Grupo Indalo tras renunciar a la emisora en plena transición para un pase a La Red, que duró escasos días. Desde la mesa chica de López afirman que Pagano rompió relaciones con Hadad.

Daniel Hadad vendió todas sus radios junto con la señal de cable C5N al grupo Indalo, propiedad del empresario kirchnerista de los juegos de azar y la construcción Cristobal López. Ahora, según dijo, se dedicará a su portal de noticias Infobae.