La Balanza / 9 de noviembre de 2012

Ricardo Mollo

Pasea a sus tres labradores por Palermo con el pequeño Merlín apoyado en el pecho. Ternura.