Menú
Sociedad / 18 de enero de 2013

La nueva silueta de Máximo Kirchner

Por

El cambio de imagen de Máximo a través de los años.

A mediados de 2012, cuando Máximo Kirchner fue intervenido por una artritis séptica en su rodilla derecha, el sobrepeso que tenía no iba a ayudar en la recuperación. Por ese motivo los médicos le recomendaron hacer dieta y ejercicio para bajar de peso.

NOTICIAS accedió en exclusiva a una imagen tomada durante la última semana de diciembre en la que se puede ver que los resultados del régimen alimenticio, sumado a los periódicos ejercicios que realiza desde que vive en la quinta presidencial, ya dieron sus frutos: el hijo de Cristina Kirchner bajó más de 20 kilos en seis meses.

Al principio Máximo presentaba dificultades para caminar y por esa razón utilizaba un carrito de golf marca Melex para movilizarse dentro de la quinta y visitar a su madre en la casona principal cuando volvía por las noches.

Para hacer ejercicio y recuperar su rodilla, Máximo instaló una cinta para caminar en la casa que ocupa dentro de la quinta, a la altura de la esquina de Maipú y Villate, originalmente destinada al casero de Olivos. Allí también recibe la comida que con dedicación le preparan los cocineros presidenciales, siguiendo un estricto plan alimentario recomendado por los médicos, según publicó esta revista.

El hijo mayor de Cristina, celoso de su exposición pública, no suele aparecer en actos encabezados por su madre, ni mucho menos los organizados por La Cámpora, agrupación que lo tiene como referente. Pero la última semana de diciembre se acercó a uno de los salones de la quinta para saludar a los empleados de Olivos, quienes estaban en medio del brindis de fin de año. Allí alzó una copa de champagne, se dejó fotografiar y lució su nueva silueta.

 

En esta nota: