Personajes / 1 de febrero de 2013

Patricia “Coki” Ramírez (32)

“Con el sexo estoy muy desganada”

Actúa, canta y baila en Villa Carlos Paz. Enfermera sexy y libido baja. Un abuelo en el Graff Spee, Tinelli y sufrir por amor. Fotos.

Corazón vacante. Enamoradiza y proclive a las decepciones amorosas, ahora quiere formar una familia.

Patricia “Coki” Ramírez vive un gran momento profesional. Actúa, canta, baila y se divierte en la obra teatral “Los Grimaldi”. La cordobesa deslumbra en Carlos Paz con su papel de enfermera sexy, y deleita con un popurrí de canciones románticas. Dueña de un físico impactante, Coki asegura que haber estado lejos de los medios por un año fue positivo. “Necesitaba reubicar mi cabeza y ver dónde estaba parada. El torbellino de popularidad que se genera tras el “Bailando…” no es fácil de soportar. Me vino bien un poco de calma”, resume con una sonrisa.

Noticias: ¿Le sorprendió el llamado de Nazarena Vélez para que actúe en la obra que ella produce?

Coki Ramírez: Mucho, ella y su marido me dieron un espacio fantástico y eso me  permite actuar, cantar y divertirme mucho. Es mi primera vez haciendo temporada en Carlos Paz. Yo pensé que me iba a costar mucho la comedia. Cuando me dio los nombres del resto del elenco, no podía creer que iba a estar entre figuras de tanta trayectoria.

Noticias: ¿Cómo se siente en el papel de enfermera sexy?

Ramírez: Bastante bien, porque lo tomo como un juego. En mi vida privada soy superpudorosa y el personaje es muy distante de lo que soy en la intimidad. Me divierte, desde chica una sueña con ponerse plumas, maquillarse mucho, estar linda y atraer la atención. Después de definirme como cantante descubrí que también tengo gran sensibilidad hacia otros rubros y me siento una artista cada vez más completa. Creo que de a poco voy a ir mostrando lo que puedo hacer. No me gusta robarle la plata a la gente y me encanta saber que puedo cantar, actuar y bailar, y hacerlo correctamente.

Noticias: ¿Haría un desnudo?

Ramírez: Sí, pero tendría que ver de qué papel se trata, quién es el director y que objetivo tiene esa escena. Si está desvinculado de lo mediático y le sirve al personaje que estoy interpretando, me desnudaría sin ningún problema. Hace un tiempo me llamaron de revistas como “Hombre” o “Playboy” para ser tapa, pero debí rechazar las propuestas. Les agradecí y les expliqué que mi público es otro y esa no es mi esencia. Admiro a las chicas que pueden hacerlo, porque a mí me costaría mucho ese tipo de producciones.

Noticias: La gente se agolpa en la puerta del teatro para saludarla. ¿Alguna vez imaginó este presente?

Ramírez: Nunca. Soy una soñadora constante y puedo decir que todos los sueños se me hicieron realidad. Mi presente es tan bueno en cuanto a salud y trabajo, que me cuesta creerlo. Me siento en el mejor momento de mi vida como mujer, plena. Creo que la clave de este presente es que aprendí a decir que “no” a algunas cosas que no me llenaban como artista. Eso me lo enseñó alguien que tiene muchos años de experiencia en el medio, y con esa lección aprendí a disfrutar cada cosa buena que me sucede.

Noticias: ¿Encontrar una pareja completaría esa felicidad?

Ramírez: En los últimos meses sufrí un cambio: ahora tengo ganas de casarme y formar una familia. Me encantaría tener alguien con quien compartir mis alegrías, porque el amor de una madre o de una hermana son diferentes al que puede darte una pareja. Muchos me dicen: “Coki está caliente”, pero no es eso lo que me pasa. Busco un compañero para toda la vida, pero no es fácil conseguirlo. La veo a Nazarena con su marido Fabián (Rodríguez) y los envidio sanamente, por la forma en que él la trata y cómo la cuida en cada paso que da.

Noticias: ¿Cree que sus insinuaciones y frases picantes con Tinelli alejaron a los hombres?

Ramírez: Sí. Además, mi temperamento fuerte puede asustarlos un poco. A veces no tengo oportunidad de demostrar que soy la persona más compañera y cariñosa del mundo. En el último tiempo me transformé en un ser muy solitario, a veces necesitás tu espacio para componer una canción o para escuchar tus propios temas, y eso te aleja del mundo. Me acostumbré a estar sola, y charlo mucho conmigo misma sobre aquello que está trabando la posibilidad de encontrar a un hombre con quien pueda ilusionarme.

Noticias: Ese hombre ideal que menciona, ¿cómo debería ser?

Ramírez: Quiero un hombre que tenga la vida resuelta, es decir, que tenga seguridad propia, que sepa de qué le gusta vivir, que trabaje y sepa tratar a una mujer. No estoy para cambiar pañales: necesito un hombre y no un niño. Además, tiene que creer en mí y entender cómo es esta profesión donde uno tiene sus tiempos, que no son fáciles. La pareja tiene que sentir admiración por lo que el otro hace, pero no quiero un fanático que venga a buscar el personaje de Coki. Soy una persona normal, con las necesidades de cualquier otra.

Noticias: ¿Lo físico es importante para que un hombre la seduzca?

Ramírez: Para nada. La belleza no es una condición. Siempre salí con hombres con panza o nariz grande, o ese tipo de cosas que la gente ve como defectos, pero yo no. Creo que me atraen más los hombres que no son los típicos “modelitos”.

Noticias: ¿Sufrió muchas decepciones amorosas?

Ramírez: Sí, siempre sufrí por amor. Me decepcionaron mucho por ser muy enamoradiza. A medida que fui creciendo entendí que no tenía que darle tanta importancia a lo que me hacía mal, pero es algo que hasta el día de hoy no puedo controlar.

Noticias: ¿Saldría con un casado? ¿Las relaciones clandestinas le despiertan adrenalina?

Ramírez: No, de solo pensar que duerme con su esposa y luego conmigo no me gustaría. Prefiero estar sola y no tener relaciones, antes que hacer algo así.

Noticias: ¿Cree en los amigos con derecho a roce?

Ramírez: Siempre alguien te hace ese favor (risas). Eso ayuda a combatir la soledad. Pero estoy muy desganada en cuanto a sexo. Creo que el universo me va a mandar al hombre ideal, así que eso lo veo como una pérdida de tiempo. Estoy convencida de que el sexo es necesario pero tengo la libido baja, la mente puesta en el laburo.

Lea la entrevista completa en la edición impresa de la revista.