Sociedad / 25 de febrero de 2013

Tinelli ya está en el país para definir su futuro

El conductor de Showmatch llegó este mediodía desde Punta del Este y se prepara para reunirse con los directivos de El Trece.

Marcelo Tinelli aterrizó este mediodía en el sector de vuelos privados de Aeroparque. Volvía de Punta del Este, donde disfrutó algunos días de descanso y siguió la cobertura mediática sobre su pase a Telefé.

Entre las prioridades que tiene el conductor de Showmatch está la reunión que mantendrá esta noche con las autoridades de canal 13, Adrián Suar y Lucio Pagliaro, quienes están preocupados por el posible desembarco de Tinelli en el canal de las pelotas y pretenden hacerle una oferta para retenerlo.

El contrato entre Tinelli y El Trece venció el 31 de diciembre sin que preocupara a nadie. En el canal confiaron en el acuerdo verbal y en siete años de historia compartida. En el 2012, Ideas del Sur había aportado casi el 40 por ciento de la programación, entre ShowMatch, “Soñando por cantar” y los programas satélite que se nutren de los personajes de “Bailando por un sueño”.

En el 2013 tenían previsto un esquema similar, pero hace algunas semanas comenzaron las alertas: Tinelli dilataba sin motivos aparentes la firma de un nuevo contrato. Desde el Grupo Clarín aseguran que el conductor adujo viajes al exterior y minucias, como la cantidad de cortes publicitarios, un tema que había sido motivo de discusión recurrente con Adrián Suar, gerente de programación. “Marcelo manda los cortes después de las doce de la noche y perjudica a anunciantes, no respeta nada”, fue la queja que le escucharon en la más estricta confianza. Pero esa molestia no era un motivo suficiente para romper la relación. Se inquietaron. Una versión dice que llamaron a Telefe para investigar si habían hecho una oferta por su conductor estrella. La respuesta –en boca de un hombre influyente en el canal– les cambió radicalmente el panorama: “No es cierto que hayamos hecho una oferta, más bien la recibimos”. Esa novedad no estaba en los planes de Clarín.

Cerca de Tinelli hablan de presión por partida doble. En el kirchnerismo bastó recordar el resultado de las elecciones del 2009 en las que Néstor Kirchner perdió por poco contra Francisco De Narváez, que tan simpático había quedado haciendo chistes con su imitador en ShowMatch. Quieren a Tinelli en sus filas y –especialmente– lo quieren lejos de El Trece. El conductor tiene motivos para abandonar el grupo y el canal: gente de su confianza asegura que desde Clarín lo presionaron para que se defina políticamente.

Callar sobre la embestida oficial y la aplicación de la ley de medios es un lujo que no parecían dispuestos a concederle antes de las elecciones de este año, pero el conductor resiste convencido de que esa definición tiene un costo alto: “¿La AFIP te la mando a vos?”, pregunta irónico cuando le proponen alguna imitación osada. Quiere evitar que Ideas del Sur sufra un operativo impositivo como el que ya afectó a Cablevisión y que él mismo sufrió en el 2007, cuando buscaron vincular a la productora con el escándalo de facturas truchas de Skanska. En esa oportunidad, Tinelli estuvo cerca de romper con el oficialismo cuando comparó al entonces jefe de gabinete, Alberto Fernández, con el oscuro José López Rega.

Hasta ahora, su astucia y humor le habían permitido proezas como tener anunciantes afines al Gobierno en la pantalla de “la opo” o la sorprendente suma de $ 5.655.881 en concepto de publicidad oficial que el Gobierno abonó en el 2011 para sostener otra de las obsesiones deportivas del ídolo, el voley. Nunca rompió relaciones con el kirchnerismo: en el 2007 había sido parte del cierre de campaña de Cristina en su ciudad natal, Bolívar, y fue uno de los pocos que pudo abrazarla en el velatorio del ex presidente. Cerca del conductor juran que esa fue la última vez que se vieron. “Se creó una distancia, pero a Tinelli le llueven los comentarios: le dicen que es una figura popular y masiva, que por lógica entonces tiene que estar con la mayoría que hoy es el kirchnerismo”, cuenta un amigo de diálogo diario. Tanta reiteración en el oído de Tinelli se tradujo en presión y no en entusiasmo. Tinelli cree en el “vamos por todo” que anunció el oficialismo. No confía en que Clarín pueda resistir el enfrentamiento con el Gobierno y no quiere estar a bordo del barco cuando se hunda. A Telefe no lo lleva el amor sino el espanto.

Toda la trastienda sobre el pase televisivo del año encontrala en la última edición de Noticias.

 

En esta nota: , ,