Tapas / 1 de marzo de 2013

EL NUEVO DUEÑO

Cristóbal va por todo

Por |

A Cristóbal Manuel López (57) le gusta compararse con Néstor Kirchner. Dice que, como el ex presidente, siempre está en todos los detalles, hasta los más insólitos. Hace unos meses, uno de sus socios lo visitó en Comodoro Rivadavia, la ciudad en la que nació y donde aún tiene domicilio. López estaba sentado en el bar del gimnasio que compró en pleno centro de la ciudad para que administre su esposa, Muriel Sosa.

Tenía un cuaderno apoyado sobre la mesa, una birome en la mano y cara de preocupado. Su socio lo interrumpió y le preguntó qué estaba haciendo: “Estoy revisando el inventario del negocio de ropa de mis hijos. Los pibes no le encuentran la vuelta. Estoy haciendo las cuentas y faltan cinco pantalones, ¿entendés? ¡Cinco pantalones!”.

El interlocutor se quedó en silencio. No podía creer que el hombre que está a punto de comprar una parte de Petrobras por 400 millones de dólares, que presentó un proyecto de 3.945 millones de pesos para construir el Polo Audiovisual en la Isla Demarchi y que está negociando el pase televisivo de Marcelo Tinelli, el número uno de la televisión argentina, perdía su tiempo en resolver problemas menores de un negocio familiar.

Cristóbal López es un empresario obsesivo y voraz. Desde que los Kirchner llegaron al poder multiplicó sus negocios. Se consolidó y amplió sus casinos y tragamonedas, lo que le valió un apodo que detesta: el zar del juego. Además, se diversificó en el petróleo, apostó al transporte y ahora está lanzado al mundo mediático. Por presión del Gobierno fue el candidato para comprar los medios de Daniel Hadad, con C5N y Radio 10 a la cabeza. Y ahora también por impulso y que indefectiblemente lo alejó del perfil bajo que tanto se encargó de cultivar. López pasó del recelo presidencial tras la muerte de Kirchner a recobrar la confianza de la jefa de Estado. Hoy es el encargado de cumplirle todos los caprichos. Cristóbal odia las fotos. Detesta que los medios lo mencionen y prefiere mantenerse en el anonimato. En estos días es algo imposible.

SEMANA SALVAJE. Esta semana, en medio de las versiones de compra de Ideas del Sur, López estuvo a punto de viajar a Miami a su nuevo departamento en Bal Harbour. Lo canceló a último momento. No quería irse en el medio del affaire Tinelli. El piso lo compró hace un año a pedido de sus hijos, Cristóbal Nazareno (28) y Emiliano (26). Ambos estaban cansados de los frecuentes viajes familiares a Andalucía, en España, que organizaba su padre para ir a visitar a los parientes que aún tienen en ese país. Y le insistieron para que adquiriera un piso frente al mar en la moderna ciudad estadounidense. Los hijos del empresario y su esposa son los que más disfrutan del departamento. Aunque cerca del empresario dicen que López no va a comprar Ideas del Sur, lo cierto es que las negociaciones existen. Comenzaron en octubre del año pasado y nunca se detuvieron. Por esos días, Tinelli le comentó que buscaba desprenderse de Ideas y que el Grupo Clarín no quería comprar todas las acciones. López lo tomó como una invitación a meterse en el negocio.

La relación entre ambos no es nueva. López contrató a Tinelli en el 2010 para que sea la cara de sus estaciones de servicio Oil. Fue luego de que le comprara a Petrobras una refinería en Santa Fe y 363 estaciones de servicio por 110 millones de dólares. El contrato con el astro televisivo incluía la filmación de spots y segundos de publicidad no tradicional (PNT) en ShowMatch.

El encargado de presentarlos fue Carlos Infante, actual vocero del Grupo Indalo, el imperio de López. Infante conoce a Tinelli desde hace tiempo. Fue el director de Radio Del Plata cuando era propiedad del conductor y trabajó en Radio Rivadavia cuando Tinelli recién daba sus primeros pasos en el periodismo deportivo. Además de ser la cara de Oil, Tinelli comparte la pasión por San Lorenzo con el rey del juego. Antes de presentarse a las elecciones como vicepresidente del club, le contó sus intenciones a López y lo invitó a poner plata en la institución. Cristóbal bancó al conductor en la interna de San Lorenzo y estaba dispuesto a desembolsar varios millones para comprar al defensor Fabricio Coloccini. Al final la transacción no avanzó. Lo que sí prosperó fue el nombramiento de su hijo Emiliano en el club: integra la Comisión de Fútbol.

Tapa Noticias

En esta nota: