Blogs / 6 de marzo de 2013

HUMOR

Más enfermedades inoculadas por los yanquis

Boudou: Amnesia, especialmente a la hora de reconocer a los amigos. “¿Vandenbroele? No, no lo conozco”.

Scioli: Fobia: ve a una mujer vestida de negro y enseguida empieza a temblar. Le recomendaron yoga pero no quiere saber nada con tomar clases…

Massa: Síndrome de Estocolmo: podría salir del gobierno pero todos apuestan a que vuelve a entrar.

Moreno: Presión alta. Aunque es común a su edad, los médicos no le encuentran la vuelta. Sube, sube, sube…

Kicillof: Ataques de pánico. Tanto buscar fama y ahora que la encontró le tiene miedo a las multitudes, especialmente a las de clase media que viajan en barco.

Marcó del Pont: Hiperactividad severa: no puede dejar de imprimir billetes.

Timerman: Tendencia suicida. ¿Qué otra cosa es el pacto con Irán?

Abal Medina: Complejo de inferioridad; hijo de tigre, sobrino de león, bufón de la Reina.

Cristina: Sexto sentido: “Veo gente muerta”, le dice a sus colaboradores. Y sí, últimamente vive de velorio en velorio. Lo bueno es que no tiene problemas con el guardarropa.

Garré: Crisis de los sesenta: de chica bomba (en todos los sentidos posibles) a competir con SuperBerni.

Berni: Alucinaciones varias: un día se cree Superman, otro Bataman y el tercero Margarito Tereré.

Máximo: Gota. Pero no por la rodilla, porque va trabajando de a poquito…