Política / 13 de marzo de 2013

CRISTINA SHOW

Lo que no se vio del acto de CFK en la Rosada

La canción de La Cámpora que emocionó a Moreno y Cristina. El gesto de Larroque, los chistes de Barañao y todo el detrás de escena.

Por

Militantes de La Cámpora miran a la presidenta desde el Salón de los Patriotas Latinoamericanos.

Una de las canciones de La Cámpora favoritas de Cristina es la que dice: “Porque Néstor no se fue, lo llevó en el corazón. Con la jefa los soldados de Perón”. A sabiendas de esto, los muchachos militantes decidieron hacerle un pequeño cambio a la letra para estar acorde con la coyuntura y ayer en el Salón de las Mujeres, donde se presentó el “Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Argentina Innovadora 2020”, los jóvenes camporistas interpretaron: “Porque Chávez no se fue, lo llevó en el corazón. Con Maduro sigue la revolución”.

Guillermo Moreno, que estaba en primera fila se percató del cambió y comenzó a aplaudir. Los pibes se entusiasmaron y cantaron con más fuerza. Al Secretario de Comercio le gustó la canción y se paró para alentarlos. A él se sumó el diputado Carlos Kunkel y el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde. En pocos segundos todo el salón estaba cantando el nuevo hit de La Cámpora.

A pesar del improvisado show, nada era lo suficientemente duradero como para ocupar el bache de 50 minutos de retraso que tenía la Presidenta. El acto estaba previsto para las 18, pero a esa hora, y cuando algunos de los invitados formaban fila en la puerta de Balcarce 50 para ingresar al acto, Cristina Kirchner todavía estaba en Olivos. Cerca de las 19, el murmullo de la custodia presidencial avisaba que la Presidenta había llegado: “La señora ya está en la casa”, decían.

Antes que Cristina ingrese al salón, entraron Héctor Timerman, Carlos Tomada, Oscar Parrilli, Carlos Zannini, Alfredo Scoccimarro y Andrés Larroque. Cuando este último fue a sentarse en la primera fila a dos lugares de Moreno y al lado de Mariano Recalde, un jóven camporista le gritó desde el fondo: “¡Cuervo!”, pero el diputado no respondió y continuó con el saludo a los funcionarios. El joven volvió a insistir: “¡Cuervo!”. Pero no tuvo respuesta de parte de su líder, quien se sentó y esperó el ingreso de Cristina.

Cuando la Presidenta entró al salón, los jóvenes arrancaron de nuevo con la canción modificada en honor a Chávez. Cristina se emocionó, llevó la mano derecha a su pecho y torció la cabeza hacía la derecha. Una vez que terminaron, les agradeció con un aplauso y el acto comenzó.

Con una típica voz afectada, de señora de Puerto Madero, como había calificado a su compañero de fórmula, Amado Boudou, inauguró obras por teleconferencia en Viedma, General Roca (Río Negro) y en Centenario (Neuquén). Como suele pasar en estos actos, eligen a una persona que no estaría vinculada a la política para que dé un testimonio de agradecimiento. La desilusión fue grande cuando un joven estudiante de la universidad de Río Negro le confesó que estaba por terminar de estudiar Licenciatura en Comunicación Social. “¡Ah, vas a ser periodista!”, le dijo CFK con tono seco. Pero rápida de reflejos, agregó: “Está muy bien”. A la presidenta no le caen bien los periodistas y lo hace notar cada vez que puede.

Las videoconferencias se estaban haciendo muy largas, por lo que Cristina decidió apurar a los últimos oradores, para dar paso al acto principal. La presentación del Ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, estuvo plagada de gags y chistes que divertían mucho a Cristina, quien le contestaba en cada remate. A un costado, abajo de una pantalla gigante, Zannini y Parrilli se hacían comentarios entre ellos.

Para cerrar, llegó el turno de ella, quien expuso durante 40 minutos donde agregó conceptos a la explicación que había dado Barañao y agregó declaraciones sobre el referendum en Malvinas, la diabetes y anunció que el “Salón Colón” de la Casa Rosada cambiará de nombre por “Salón de los Pueblos Originarios”. Una vez que terminó el acto se dirigió al balcón interno que da al “Salón de los Patriotas Latinoamericanos” donde la esperaba otro grupo de militantes para dedicarles algunas palabras y hablar del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.