Sociedad / 8 de abril de 2013

La construcción del “Riality” show

INFOGRAFÍA. A través de viajes al exterior, el conductor de “Intrusos” edita su intimidad para los medios. Una noticia en cada puerto.

“Mi intimidad es el otro Jorge Rial, el que no sale en la tele ni tiene que dar explicaciones”. La frase fue disparada por el conductor de “Intrusos” a NOTICIAS, cuando el Rial (51 ) periodista ya comenzaba a contar la vida de “ese otro Jorge” desconocido, reservado, con un explosivo divorcio en curso y un incipiente noviazgo mediático. Sabueso de polémicas ajenas, acostumbrado a ser incisivo en la vida de los otros, en el último año el showman ubicó a su mundo privado en el centro del plano laboral: con mayor compasión que la habitual –se trata de sus propias desgracias y aciertos–, Rial pasó a editar y a mostrar frente a los medios –suyos y ajenos– una suerte de diario íntimo en tiempo real, que incluye viajes en primera clase junto a su pareja Mariana Antoniale (24), fotografías familiares en destinos paradisíacos y melosas declaraciones que dan cuenta de su buen presente. En cada lugar que visitó, dejó “mensajes”. Leídos de corrido cuentan la historia de amor con la mujer con la que planifica casarse una vez que se divorcie de la empresaria Silvia D’Auro.

Cosmopolita. Roma y Venecia fueron las dos primeras escalas del “operativo blanqueo”. Allí comenzó la película romántica que Rial dirigiría con cautela desde finales de abril. Les reservó a los medios una secuencia de imágenes necesarias para comprender la trama de pasión con una mujer a la que dobla en edad: la semana en que dio a conocer la relación, fue tapa de Semanario, Pronto, Gente, Caras y Paparazzi, revista cuyo director es su amigo y colega Luis Ventura. Recorridos en góndola por Venecia –habano en mano– y besos a toda hora por las calles de Italia, montaron el marco perfecto para presentar a la impensada pareja.

Desde su cuenta de Twitter, la voz de “Ciudad Goti K” compartía su experiencia cosmopolita con sus seguidores, que hoy suman más de dos millones. “Estoy enamorado”, aseguró el “intruso” desde Europa. A toda hora lo seguían fotógrafos. Las imágenes del flamante noviazgo enfurecieron a su ex pareja, con la que estuvo casado durante 22 años en los que erigieron una fructífera sociedad que hoy se encuentra judicializada.

Según fuentes ligadas a Tribunales, la causa no presenta movimientos significativos: D’Auro –patrocinada por el abogado Eduardo Sande– pretendió retirar la demanda pero no se hizo lugar a la acción y la Cámara confirmó el dictamen. El juicio contradictorio ahora deberá retomar su curso normal. Pero el tema patrimonial deberá esperar: “La liquidación de la sociedad conyugal se realiza una vez obtenida la sentencia de divorcio”, asegura la fuente, y agrega que “se levantaron todas las medidas cautelares importantes” que pesaban en la causa, como por ejemplo, el embargo sobre el sueldo del periodista.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1893 de la revista NOTICIAS.

 

En esta nota: ,