Menú
Mundo / 12 de abril de 2013

Venezuela mágica

Pajaritos en la cabeza

Por

Pío Pío. Maduro y su sombrero con el pájaro Chávez en el cierre de campaña. ¿Demagogia mística?

Para a mitad de la población venezolana, el ex presidente Hugo Chávez es un ídolo. Un personaje que es portavoz de una necesidad psicológica que encarna las aspiraciones de un grupo. Cumple eficientemente con una subjetiva función protectora y reparadora frente al acecho de los conflictos económicos y psico sociales que involucran los miedos más arcaicos y tiene el poder de resolver o apaciguar las ansiedades de un individuo o de toda la comunidad. Cuando se instala la crisis social se magnifica el fenómeno de la idolatría, presente de un modo explícito o implícito en cada uno de nosotros, por carencia o debilidad de las figuras parentales.

El ídolo es algo más que un determinado personaje, es un rol social cuya función básica consiste en actuar de una manera que gratifique las aspiraciones y frustraciones colectivas. Es el guardián del equilibrio mental.

Los ídolos y los líderes situacionales articulan su discurso inscribiéndose en la postura rebelde y adolescente de su audiencia. Las interacciones existentes entre el líder de masas y la adolescencia se caracterizan por ser intensas y caóticas. Su conducta no puede ser comprendida sino dentro del fenómeno de la idolatría, por eso cuando ellos mueren no terminan nunca de enterrarlos.

En su lugar emerge un sentimiento de vacío, de aburrimiento, de angustia. La vida parece no tener sentido, es necesario hacer una demanda –aunque sea inconsciente– hacia una figura paterna ideal. Aparece entonces la búsqueda de un mito para arraigar la ideología factor fundamental en la organización de la vida.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1894 de la revista NOTICIAS.

 

Pajaritos en la cabeza

Pío Pío. Maduro y su sombrero con el pájaro Chávez en el cierre de campaña. ¿Demagogia mística?