Teatro / 3 de mayo de 2013

teatro

Una necesaria reflexión

“La última vez” de Mónica Salvador. Con A. Fiore, M. Salvador y B. Santos. Dirección: Alejandro Fiore. Losada, Corrientes 1551.

Por

Resulta emblemático que la actriz y autora Mónica Salvador, creadora del exitoso y muy gracioso unipersonal “Como tener sexo toda la vida con la misma persona” –que llegó a estrenarse también en Brasil– haya decidido optar, en su segunda incursión dramatúrgica, por un tema tan álgido y latente como es la violencia de género.
En general soslayado o apenas insinuado en la literatura teatral -y considerando que es una temática cada vez más frecuente en la vida actual-, Salvador lo aborda sin tapujos y con sapiencia. Una mujer madura, hermosa, divorciada y madre de una hija adolescente, entabla noviazgo con un hombre que no tarda en revelar sus celos enfermizos y la ira desatada que le provocan, al punto de golpearla sin compasión.
Empecinada y enamorada, niega la cruel verdad, quizás para no perder ese vínculo, cuya toxicidad no percibe y en el que se involucrará hasta límites impensables, en incluyendo a su hija en el trágico final.

Salvador tiene buen oído para el habla popular y mantiene la tensión de la obra dentro de su brevedad. Construye situaciones cotidianas que bordean el filo de la navaja y no cae nunca en el panfleto o el alegato simplista. Sus criaturas son seres en donde es fácil reconocerse y deja en manos del espectador la profunda reflexión del porqué de ciertas uniones.

En su debut como director, Alejandro Fiore propone una puesta despojada y efectiva, además de su eficiencia interpretativa ya conocida en varios programas televisivos.
Cuenta a su favor con la potencia expresiva de Salvador y el talento ascendente de la joven actriz Belén Santos. En suma, un espectáculo sin concesiones, pero absolutamente necesario.