La Balanza / 23 de agosto de 2013

Carlos Vives

Sonriente y con anteojos oscuros, camina por el centro porteño. Cantante camuflado